No cesa dolor mundial por matanza en Connecticut