No está arrepentido: autor de masacre en Japón sonríe y confiesa el crimen