No hay clima de guerra: embajador de Colombia en Corea del Sur

Señala que las posibilidades de una confrontación, son bajas, contrario a lo que se percibe en los medios de comunicación.

El embajador de Colombia en Corea del Sur, Jaime Alberto Cabal, en diálogo con Blu Radio, se refirió este martes a la creciente tensión que se registra entre Corea del Norte y Corea del Sur por cuenta del incremento en la retórica belicista que han experimentado ambas naciones en las últimas semanas.

Cabal señaló que pese a que son "innegables los hechos recientes que se han presentado en la relación intercoreana, la vida avanza con tranquilidad" e indicó que "no hay clima de guerra, contrario a lo que se puede percibir en los medios de comunicación". 

Con relación a las amenazas de Kim Jong-un, líder del gobierno del norte, el cual dijo haber entrado en "estado de guerra", señaló que sus declaraciones hacen parte de una estrategia política en la que "busca consolidar el legado de su padre (Kim Jong-il, antiguo líder del país asiático)". Así mismo reconoció que "pese a que hay tensión, la probabilidades de una confrontación entre las dos coreas son bajas".

Las tensiones militares entre las dos naciones han experimentado un alza dramática en las últimas semanas, en las que Corea del Norte aumentó su retórica belicista contra Corea del Sur y Estados Unidos. En protesta por las maniobras militares conjuntas realizadas por Corea del Sur y Estados Unidos, el gobierno del norte declaró nulo que el armisticio que interrumpió la guerra de Corea en 1953, y llegó a amenazas con un "ataque nuclear preventivo" contra blancos surcoreanos y estadounidenses.

En las últimas semanas Kim Jong-un, ha señalado que las fuerzas armadas con capacidad atómica del país "deben ampliarse y reforzarse cualitativa y cuantitativamente hasta que la desnuclearización del mundo sea una realidad", en respuesta, Corea del Sur en cabeza de la presidenta Park Geun-hye, apoyada por Estados Unidos, ha advertido una "enérgica" represalia a cualquier provocación por parte de Corea del Norte.

Un elemento que prendió las alarmas y avivo los vientos de guerra, fue el envió por parte de Estados Unidos de aviones de combate F-22 a Corea del Sur en el marco de las maniobras militares conjuntas que ambos países realizan anualmente.