"No me dejen morir", dijo Chávez con los labios