No se podrán mostrar saleros en restaurantes de Montevideo

A la medida se sumará la realización de talleres con comerciantes para promover formas alternativas de saborizar la comida sin utilizar cantidad excesiva de sodio.

A partir de marzo, los restaurantes y comercios que venden comida en Montevideo tendrán prohibido exhibir en las mesas sal y otros aderezos con alto contenido en sodio, medida impulsada por las autoridades locales para luchar contra la hipertensión arterial, informó este viernes un funcionario.

"La Junta departamental (de Montevideo) aprobó ayer (jueves) un decreto que establece que en restaurantes y casas de venta de comida estará prohibido colocar sobre la mesa saleros y otros aderezos con alto contenido en sodio", dijo a la AFP Pablo Anzalone, director de Salud de la Intendencia de Montevideo.

La norma entrará en vigencia tras la aprobación de su reglamentación, que no especificará los alimentos prohibidos, "sino el grado de sodio permitido, ya que hay sales bajas en sodio, mayonesas y otros aderezos que también estarán dentro de los valores permitidos y podrán seguir estando en las mesas", agregó el funcionario.

Las autoridades buscan desalentar de esta manera el consumo de sodio, uno de los factores de riesgo para la hipertensión arterial, enfermedad que afecta a más del 30% de la población del país -de 3,3 millones de habitantes-.

Sin embargo, la normativa no impedirá que los clientes agreguen sal a sus comidas, ya que los restaurantes deberán proporcionar saleros y otros aderezos en caso que se los soliciten.

A su vez, la norma prevé que los comercios tengan condimentos con bajo contenido en sodio -como sal de potasio- para proveer a los clientes y que coloquen carteles alertando que el exceso de sodio es perjudicial para la salud. Esta leyenda también se leerá en los menúes.

Los uruguayos consumen un promedio de 9 gramos de sodio por día y por persona, según datos citados por Anzalone, por encima del máximo de 5 gramos recomendado por Naciones Unidas.

"La hipertensión es una enfermedad silenciosa, más de la mitad de las personas no sabe que la tiene, por eso el contralor es complicado y luego hay que invertir mucho para lograr atender sus múltiples consecuencias, como eventos cardíacos, cerebrales e insuficiencias renales, entre otros", agregó.

A la medida se sumará la realización de talleres con comerciantes para promover formas alternativas de saborizar la comida sin utilizar cantidad excesiva de sodio.