'No soy antiisraelí'

El director de la comisión de la ONU que investiga la ofensiva de Israel en Gaza dijo hace un año que quería ver a Benjamin Netanyahu ante la CPI.

William Schabas fue designado por el Consejo de DD.HH. de la ONU como presidente de la comisión que investigará los crímenes en Gaza. / AFP

El nombre de la discordia es William Schabas, un profesor canadiense designado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas como presidente de la comisión que investigará los crímenes y violaciones cometidas en la Franja de Gaza desde el 13 de junio, días antes del comienzo de la operación militar Barrera Protectora, que ha dejado más de 2.000 palestinos muertos, la mayoría de ellos civiles, y tres víctimas israelíes por el lanzamiento de cohetes por parte de Hamás.

“Las conclusiones antiisraelíes del informe de esta comisión ya están escritas, sólo faltan las firmas”, señaló el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Yigal Palmor, un duro crítico de la comisión y de sus miembros, particularmente de Schabas, quien en varias oportunidades ha lanzado duras críticas contra el actual primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

En un video publicado por la organización UN Watch en su canal de You Tube, se puede ver a Schabas hablando de la supervivencia del Estado judío: “Sinceramente, si tuviera que pensar en una persona que representa la mayor amenaza para la supervivencia del Estado de Israel, elegiría a Netanyahu”, dijo, entre las risas de los presentes, durante un panel en la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, en 2010.

Profesor de derecho internacional en la Universidad de Leiden (Holanda), así como en varias universidades de Londres, miembro de la Comisión de la Verdad de Sierra Leona, que se creó hace cerca de una década, Schabas es uno de los abogados más reconocidos en derecho internacional. “Para esta comisión, lo importante no son los derechos humanos, sino el derecho de organizaciones terroristas como Hamás”, agregó Palmor.

En declaraciones dadas en una conferencia sobre derecho internacional el año pasado en La Haya, Schabas dijo que al dirigente que más le gustaría ver ante la Corte Penal Internacional es el primer ministro israelí, declaraciones que lo hacen ver en Israel como hostil a ese país.

Desde el anuncio de su creación, las críticas contra la comisión aumentan en Israel, ya acusado de crímenes de guerra por una comisión similar después de la operación sangrienta Plomo Fundido en la Franja de Gaza durante el invierno de 2008 a 2009. Entonces, Israel boicoteó la comisión de investigación del Consejo de Derechos Humanos, presidida por el juez sudafricano Richard Goldstone. Su informe acusaba a Israel y a los grupos armados palestinos de “crímenes de guerra” e incluso de “crímenes contra la humanidad” durante esa ofensiva que costó la vida a 1.440 palestinos y 13 israelíes.

Para refutar nuevas acusaciones, la ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni, constituyó un equipo de juristas que asegurarán la línea de defensa de Israel, así como también su línea de ataque. El Estado hebreo planearía de esta forma pasar a la ofensiva lanzando una demanda contra Hamás por “crímenes de guerra”, a causa de sus disparos de cohetes contra civiles israelíes valiéndose de civiles palestinos como “escudos humanos”.

En declaraciones al Canal 10 de Israel, la semana pasada, Schabas afirmó que no es antiisraelí. “La acusación es equivocada e injusta”, aseguró. “He dado conferencias frecuentemente en Israel, soy miembro del consejo de redacción de la revisión de la legislación de ese país... no haría estas cosas si fuera antiisraelí”, aseguró a la radio pública. Pero, aclaró, “es imposible no tener una visión de todo lo que está pasando”.

El abogado canadiense invitó a Israel a colaborar en esta oportunidad con la investigación, que, asegura, será imparcial, y “a no boicotear a la comisión para que ésta pueda reflejar la postura de las dos partes en el conflicto”.