"Nuestra lucha ha comenzado"

Convención de armas en EE.UU. Hubo recaudación millonaria de fondos, claves para las elecciones de legislativas de noviembre y las presidenciales de 2016.

Un asistente a la convención. / AFP

La guerra contra las armas ha sido declarada. Mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apoyado por un buen número de demócratas, insiste en una ofensiva contra las armas de fuego, varios miembros del Tea Party (ala radical del Partido Republicano) no sólo dejaron ver su incondicional apoyo a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), una de las organizaciones más poderosas en términos políticos y económicos de Estados Unidos, sino que enfilaron baterías contra todo aquel que ose sugerir un control al derecho a poseer armas, protegido por la Constitución.

A pesar de que las estadísticas son contundentes —30.000 muertos al año por armas, de los cuales 18.000 son suicidios y 12.000 asesinatos—, más de 100.000 personas se reunieron el fin de semana en Indianápolis para celebrar su convención anual bajo el lema “mantente y lucha” y presentar el derecho a poseer un arma como la base de todo patriota estadounidense. Vale recordar que la NRA tiene más de cinco millones de afiliados que califican a los políticos con un sistema de puntos, entre los cuales el apoyo a las armas es el más importante, aunque también califican otras posturas, como cuánto se opone a la reforma sanitaria de Obama.

Durante la convención también se hizo una recaudación millonaria de fondos, claves para las elecciones de legislativas de noviembre y las presidenciales de 2016. En 2012, la influyente NRA tuvo recursos de más de US$256 millones, muy por encima de organizaciones opositoras como Violence Policy Center (US$822.000) o The Brady Center (US$3,8 millones). Quizás este punto convirtió la convención en un imán para candidatos republicanos.

El senador republicano y posible candidato presidencial Marco Rubio se paseó orondo por la convención, además de dar un sentido discurso: “La seguridad de nuestras familias no es algo que la gente deba esperar que provea el Gobierno”, aseguró. Por su parte, la figura ultraconservadora del Tea Party y excandidata a vicepresidenta Sarah Palin abundó en el mensaje de desconfianza al Gobierno: “Si controlas las armas, controlas a la gente”, aseguró la exgobernadora de Alaska.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, y el exaspirante presidencial republicano Rick Santorum también se dejaron abrazar por los miembros de la NRA, mientras otra figura conservadora en auge, el senador Ted Cruz, intervino en video para animar al porte de armas en desafío a los intentos de regulación federal.

El mensaje fue claro. En voz de Wayne LaPierre, director ejecutivo de la organización: “Nuestra lucha ya ha comenzado. Continuará en noviembre. Iremos a votar en las elecciones al Congreso. Y volveremos a votar en noviembre de 2016. No dejaremos de luchar hasta que recuperemos la Casa Blanca”.

Temas relacionados