La nueva cara del terror

Sigue la avanzada de los insurgentes en Irak. El presidente de EE.UU., Barack Obama, descartó el envío de tropas a ese país.

Abu Bakr al-Baghdadi en una imagen del Ministerio del Interior de Irak y otra del FBI. / AFP

¿Quién es el hombre detrás de ese temible ejército llamado Estado Islámico de Irak y el Levante (EJIL), que en dos días se tomó dos ciudades de Irak y ahora se aproxima a la capital del país?

Es conocido por su nombre de guerra: Abu Bakr al Baghdadi. Pero su nombre real, dicen algunos medios e informes de inteligencia, es Ibrahim Awwad Ibrahim Ali al Badri, nacido en 1971 en Samarra, una provincia de Irak. De él se conocen apenas dos fotos, una suministrada por el FBI —en la cual se ofrecen US$10 millones por su cabeza— y otra del Ministerio del Interior de Irak.

A pesar de que no hay certeza si quiera sobre su nombre, algunos medios como la revista Time lo han catalogado como el hombre más peligroso del mundo. El diario francés Le Monde ha dicho que es “el Nuevo Osama Bin Laden”.

Baghdadi estudió en la Universidad Islámica de Bagdad y se enroló en un grupo de resistencia armada contra la ocupación estadounidense en 2003. Luego entró al Estado Islámico de Irak, que en los últimos años ha matado miles de civiles con carros bomba. Estuvo detenido entre 2005 y 2009 en la prisión de Bucca, en el sur de Irak, y durante su cautiverio habría ampliado sus contactos con militantes de Al Qaeda. El año pasado empezó a comandar el EJIL, que en la última semana ha tomado las ciudades de Mosul y Tikrit y otras importantes localidades, causando el desplazamiento de más de medio millón de civiles. Cada vez las tropas islamistas están más cerca de la capital, Bagdad, y el ejército no pone mucha resistencia.

El año pasado, Al Baghdadi añadió el nombre de Siria al Estado islámico de Irak y comenzó a operar también en el país vecino. Se especula con que hoy tiene alrededor de ocho mil tropas que controlan en Siria las provincias de Deir ez-Zor y Raka, que hacen atentados contra instalaciones petroleras cerca de Hassetché y que tienen una importante presencia en las regiones de Latakia, Alepo, Idlib, Hama e incluso la capital, Damasco.

Cuando el EJIL comenzó a operar en Siria, era aliado del Frente al Nusra, que es el representante oficial de Al Qaeda en ese país. Sin embargo, luego la cabeza de Al Qaeda ordenó a los seguidores de Baghdadi que abandonaran el territorio. El EJIL, sin embargo, desafió las órdenes del heredero de Bin Laden y desde enero se enfrenta directamente a Al Nusra y a las fuerzas del presidente sirio Bashar al Asad. A Siria están llegando combatientes voluntarios de varios países a engrosar las filas del EJIL y, según algunos reportes de inteligencia, también está reclutando miembros de las filas de Zawahiri.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil

La bodega de la muerte en México