Nueva estrategia contra el terror en Francia: formar imanes en casa

Para hacer frente a la radicalización, el gobierno quiere reforzar la formación de imanes en el país y así reorganizar la relación con el islam.

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.  /AFP
El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. /AFP

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, destacó este lunes que se va a reforzar la formación de los imanes en el país, dentro de un plan que busca reorganizar la relación entre el islam y Francia para hacer frente de forma más efectiva a la radicalización.

“Necesitamos un islam con los dos pies puestos en la República, que a partir de la República hable a todos los musulmanes de Francia y diga que la pertenencia a la República va en primer lugar”, indicó en conferencia de prensa.

Su encuentro con los medios clausuró una jornada de debate con representantes musulmanes, expertos universitarios y parlamentarios en el que se precisaron los ejes de la acción gubernamental para dotar de un nuevo marco institucional el culto musulmán.

La futura creación de una fundación laica centrada en aspectos educativos, sociales y culturales, de una asociación que centralizará los fondos nacionales para la construcción de mezquitas, y la mejora de la formación de los imanes nutren los planes del Ejecutivo, avanzados a lo largo del verano.

Cazeneuve confió en que la fundación se concrete antes de finales de año, que la asociación, en la que no participará el Estado, garantice la transparencia de la financiación, en la que se quieren evitar los fondos extranjeros, y que la enseñanza sea acorde con los valores republicanos.

“El Estado está interesado en que las mezquitas puedan disponer de imanes franceses, que hablen francés, formados en Francia, con un bagaje teológico solido, capaz de dirigirse a los fieles con pleno conocimiento de la sociedad en la que viven”, detalló hoy.

En su intervención, que sirvió para difundir nuevos matices sobre las orientaciones gubernamentales, se destacó la creación de nuevos departamentos de islamolología en universidades que se presten voluntarias, y a las que se les facilitarán “los medios apropiados”.

Cazeneuve afirmó que el Estado no intervendrá en el contenido de la formación teológica.

Precisó que esos cursos, que no sustituirán a los institutos privados donde se forman los imanes, sino que los complementarán, ofrecerán formación civil y cívica en torno a materias como el laicismo y los derechos de las religiones.

“El objetivo es la creación de un islam de Francia en el núcleo de la República, que defienda sus valores ante aquellos que lo amenazan”, concluyó sobre un proyecto que dice que busca tanto ser firme contra el islamismo radical, como proteger a los musulmanes contra los riesgos de división.