Nueva York suma 23 muertos tras paso de tormenta tropical Sandy

Todo el servicio de transporte público neoyorquino quedó suspendido.

Nueva York luchaba el martes para superar los devastadores daños provocados por la supertormenta Sandy, que dejó 23 muertos en todo el estado y obligará a la ciudad a pasar varios días sin su vital servicio de metro y a decenas de miles de hogares sin electricidad.Según el alcalde Michael Bloomberg, esta tormenta fue "quizás la peor" experimentada por Nueva York en su historia y provocó "extensos daños que no serán reparados de la noche a la mañana", entre ellos 80 casas quemadas en un solo incendio.

Sandy, que sopló con vientos de hasta 150 km/h el lunes por la noche cuando impactó en la costa este de Estados Unidos, dejó 18 muertos en la ciudad, afirmó Bloomberg el martes por la tarde al brindar un nuevo balance de víctimas.Otras cinco personas fallecieron en otras partes del Estado de Nueva York, agregó el gobernador Andrew Cuomo, elevando el saldo total a 23 muertos.

Tras despertar como una ciudad fantasma, Nueva York recuperó durante el día algo de su actividad, con un tráfico más fluído y más tiendas abiertas en el centro de Manhattan, aunque la caída de la noche traía preocupación por las vastas zonas donde no hay electricidad.En Manhattan, la parte más afectada era al sur de la calle 40, a partir de la cual decenas de miles de hogares estaban sin luz, una situación que debería continuar durante varios días.Unos 200.000 hogares continuaban sin energía eléctrica en Manhattan, indicó la compañía Con Edison.

En toda la ciudad, la cifra se elevaba a 500.000 clientes. La ciudad estará además tres o cuatro días más sin servicio de metro como consecuencia del paso de la megatormenta, indicó Bloomberg.

Todo el servicio de transporte público neoyorquino quedó suspendido el domingo por la noche antes de la llegada del huracán Sandy el lunes, paralizando a una ciudad de 8,2 millones de habitantes.Bloomberg afirmó el martes que llevaría tiempo para que el metro vuelva a funcionar ya que el agua del mar se infiltró en los pasillos y túneles, superando en algunas ocasiones el nivel de los andenes.A la espera del restablecimiento del metro, los buses comenzaron a funcionar el martes con su organigrama dominical. Se espera un servicio casi completo a partir del miércoles.Por otra parte, tres puentes de Nueva York que unen Manhattan con Brooklyn (sureste) fueron reabiertos el martes por la mañana.La Bolsa de Nueva York, cerrada desde el lunes, reabrirá el miércoles, según las autoridades bursátiles.

En cambio, las escuelas volverán a estar cerradas. El tradicional desfile de Halloween en las calles de Manhattan que tenía previsto llevarse a cabo el miércoles fue cancelado, indicó el martes a la AFP la policía de Nueva York. El recorrido del desfile pasa por el West Village, uno de los barrios del sur de Manhattan afectado por los cortes de electricidad.

Es la primera suspensión del desfile en sus 39 años de historia, afirmó el sitio oficial www.halloween-nyc.com.A pesar de todo, y fieles a su idiosincrasia, los neoyorquinos reaccionaban con calma ante la adversidad.

Tommy Flynn, un fotógrafo de 57 años que vive en el barrio de Tribeca, en el sur de Mannhattan, se mostraba filosófico y dispuesto a tener paciencia y quedarse en casa a pesar de no tener electricidad."Con mi novia preparamos provisiones de agua, alimentos no perecederos, pilas, linterna, chocolate. Además no tenemos adónde ir", explicó. Nueva York luchaba el martes para superar los devastadores daños provocados por la supertormenta Sandy, que dejó 23 muertos en todo el estado y obligará a la ciudad a pasar varios días sin su vital servicio de metro y a decenas de miles de hogares sin electricidad.

Según el alcalde Michael Bloomberg, esta tormenta fue "quizás la peor" experimentada por Nueva York en su historia y provocó "extensos daños que no serán reparados de la noche a la mañana", entre ellos 80 casas quemadas en un solo incendio.Sandy, que sopló con vientos de hasta 150 km/h el lunes por la noche cuando impactó en la costa este de Estados Unidos, dejó 18 muertos en la ciudad, afirmó Bloomberg el martes por la tarde al brindar un nuevo balance de víctimas.Otras cinco personas fallecieron en otras partes del Estado de Nueva York, agregó el gobernador Andrew Cuomo, elevando el saldo total a 23 muertos.Tras despertar como una ciudad fantasma, Nueva York recuperó durante el día algo de su actividad, con un tráfico más fluído y más tiendas abiertas en el centro de Manhattan, aunque la caída de la noche traía preocupación por las vastas zonas donde no hay electricidad.

En Manhattan, la parte más afectada era al sur de la calle 40, a partir de la cual decenas de miles de hogares estaban sin luz, una situación que debería continuar durante varios días. Unos 200.000 hogares continuaban sin energía eléctrica en Manhattan, indicó la compañía Con Edison. En toda la ciudad, la cifra se elevaba a 500.000 clientes.

La ciudad estará además tres o cuatro días más sin servicio de metro como consecuencia del paso de la megatormenta, indicó Bloomberg.Todo el servicio de transporte público neoyorquino quedó suspendido el domingo por la noche antes de la llegada del huracán Sandy el lunes, paralizando a una ciudad de 8,2 millones de habitantes.

Bloomberg afirmó el martes que llevaría tiempo para que el metro vuelva a funcionar ya que el agua del mar se infiltró en los pasillos y túneles, superando en algunas ocasiones el nivel de los andenes.A la espera del restablecimiento del metro, los buses comenzaron a funcionar el martes con su organigrama dominical. Se espera un servicio casi completo a partir del miércoles.Por otra parte, tres puentes de Nueva York que unen Manhattan con Brooklyn (sureste) fueron reabiertos el martes por la mañana.La Bolsa de Nueva York, cerrada desde el lunes, reabrirá el miércoles, según las autoridades bursátiles.En cambio, las escuelas volverán a estar cerradas.

El tradicional desfile de Halloween en las calles de Manhattan que tenía previsto llevarse a cabo el miércoles fue cancelado, indicó el martes a la AFP la policía de Nueva York.

El recorrido del desfile pasa por el West Village, uno de los barrios del sur de Manhattan afectado por los cortes de electricidad. Es la primera suspensión del desfile en sus 39 años de historia, afirmó el sitio oficial www.halloween-nyc.com.A pesar de todo, y fieles a su idiosincrasia, los neoyorquinos reaccionaban con calma ante la adversidad. Tommy Flynn, un fotógrafo de 57 años que vive en el barrio de Tribeca, en el sur de Mannhattan, se mostraba filosófico y dispuesto a tener paciencia y quedarse en casa a pesar de no tener electricidad."Con mi novia preparamos provisiones de agua, alimentos no perecederos, pilas, linterna, chocolate. Además no tenemos adónde ir", explicó.