Nuevamente Colombia presente en La Haya: escenarios posibles ante la justicia internacional

El 17 de marzo la Corte Internacional de Justicia (CIJ) decidirá si es competente o no para conocer y fallar sobre dos demandas presentadas por Nicaragua contra Colombia en 2013.

Llegó la hora de la lectura de la decisión tomada por la Corte Internacional de Justicia sobre los dos casos que nos enfrentan con Nicaragua en este tribunal. Es importante tener claridad sobre los diferentes escenarios que se pueden plantear con relación al sentido que puedan llegar a tener las decisiones.

En primer lugar es necesario saber qué es lo que se va a decidir. En este sentido, el próximo jueves 17 de marzo la Corte va a determinar si es, o no, competente para conocer de las demandas presentadas por el gobierno nicaragüense. Es decir, que no va a tomar ninguna decisión de fondo en esta ocasión, razón por lo que no es exacto afirmar, como lo han hecho varios actores políticos en diferentes medios, que la Corte Internacional de Justicia “nuevamente” nos va a quitar más mar. No, reitero que su decisión se centrará en si puede conocer del caso.

En este sentido, hay tres opciones con relación a los dos casos:


1-  Que decida que no es competente para conocer de ninguno de los dos litigios.

Sin lugar a dudas este es el mejor escenario para Colombia, aunque el más remoto a mi modo de ver. Si esto llega a suceder será como consecuencia de que la Corte aceptó la interpretación planteada por el equipo jurídico colombiano sobre el carácter inmediato del retiro de Colombia del Pacto de Bogotá. Jurídicamente hablando es difícil que la Corte acepte este argumento, pero no imposible.

2- Que decida que es competente en uno de los casos y en el otro no.

Esta hipótesis tiene a su vez dos opciones. En primer lugar, si la Corte declara que no es competente en el caso relativo al incumplimiento de la sentencia del año 2012, lo hará argumentando que no es el foro adecuado, es decir que no le corresponde a la Corte supervisar el cumplimiento de sus decisiones y, en la medida que, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, ese rol le corresponde al Consejo de Seguridad. Sin embargo, en la medida que la competencia de los casos se ha dado bajo la perspectiva del Pacto de Bogotá habría que acudir primero a la OEA de acuerdo con el artículo 50 del Pacto. En este caso, la Corte estaría dando por terminado el asunto sobre incumplimiento y Nicaragua debería acudir a la OEA y posteriormente a la ONU, para que sean estos organismos los que determinen si realmente hay un incumplimiento por parte de Colombia.

En segundo lugar, la Corte puede decir que no es competente con relación al caso relativo a la Plataforma Continental extendida. La Corte estaría aceptando la argumentación colombiana relativa a que hay cosa juzgada sobre el tema en la medida que, en la sentencia del 19 de noviembre del año 2012, ya delimitó todos los espacios marítimos entre Nicaragua y Colombia. Bajo esta perspectiva, Nicaragua habría perdido cualquier opción de pedir mayores espacios marítimos en el Mar Caribe y quedaríamos solamente frente a un proceso sobre el incumplimiento de la sentencia de 2012, cuyo análisis en el fondo no representaría mayores efectos negativos para el Estado colombiano, en la medida que lo que en el fondo hay es una decisión de un tribunal internacional cuya implementación nunca es fácil.

Ahora bien, considero que esta última es la opción más probable y que este escenario sería un gran triunfo para Colombia en la Corte, esperemos que así sea.

3- Que decida que es competente para conocer de los dos casos.

Este sería el peor escenario para Colombia y, la verdad, no es grave. Lo único que haría la Corte es decir que puede conocer de los casos sobre el fondo del asunto. Si llegamos a esta etapa procesal y estamos defendiendo los derechos de Colombia a la luz del derecho internacional, estoy convencido de que tenemos todos los argumentos para ganar los procesos y demostrar así que las pretensiones nicaragüenses no tienen sentido alguno.

Por lo pronto, tenemos que esperar a que se pronuncie la Corte este jueves.


*Profesor de Derecho Internacional de la Universidad del Rosario

últimas noticias