Las nuevas consejeras de Obama

Se rediseña la política exterior estadounidense con el nombramiento de Susan Rice como Consejera de Seguridad Nacional y Samantha Power como embajadora ante la ONU.

Susan Rice, Samantha Power. /AFP
Susan Rice, Samantha Power. /AFP

Dicen en Washington que los más recientes nombramientos que hace el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, son un claro desafío a los republicanos. La razón tiene nombre propio: Susan Rice, hoy exembajadora ante la ONU y a quien varios miembros del Partido Republicano acusaron de mentir sobre el ataque al consulado estadounidense en Bengasi (Libia), el 11 de septiembre de 2012 y en el que murió el embajador Chris Stevens y otros tres ciudadanos.

Los republicanos dijeron que en varias declaraciones, Rice atribuyó el ataque a la sede diplomática a protestas espontáneas, a raíz de un video antumusulmán, algo que luego tuvo que corregir la propia Casa Blanca, pues tras las primeras investigaciones se determinó que había sido un ataque planeado. Este hecho no sólo le ha generado muchas críticas al presidente de EE.UU. sino que bloqueó las aspiraciones de Rice de convertirse en la sucesora de Hillary Clinton al frente de la secretaría de Estado.

El miércoles el presidente Obama anunció que, tras la renuncia de Tom Donilon, Rice dejaría su cargo en la ONU para convertirse en su Consejera de Seguridad Nacional a partir de julio. Un nombramiento que ya despierta muchas críticas, pues para muchos conservadores, hasta que el episodio del ataque en Libia no esté claro, Rice no debería ser promovida a otro cargo y menos reemplazar a una de los cerebros de la política de seguridad de la Casa Blanca. Demócratas defienden a la funcionaria diciendo que ya se reveló una cadena de correos electrónicos en la que se demostró que Rice no tuvo nada que ver en la elaboración de los argumentos para explicar el ataque.

Donilon ha sido un miembro clave en el equipo de la política exterior de la Casa Blanca desde que Obama llegó al poder. Se enfocó en la lucha antiterrorista y fue un gran defensor en la profundización de la relación de Estados Unidos con Asia, según The New York Times. De hecho es gracias Donilon que el sábado se dará el encuentro entre el presidente chino, Xi Jinping, y Obama en el rancho Mirage en California.

En manos de Donilon también estuvieron grandes decisiones como el retiro de las tropas de Irak, el retiro de las fuerzas de combate de Afganistán para fines del año que viene así como de la muerte del líder de Al Qaida, Osama bin Laden, en Pakistán.

Susan Rice fue subsecretaria de Estado para asuntos africanos bajo el gobierno de Bill Clinton y es, desde la campaña electoral de 2008, una de las más cercanas asesoras de Obama en materia de política exterior. No necesita la venia del Senado para convertirse en Consejera de Seguridad Nacional, el asesor de política exterior más cercano del presidente, por lo que cualquier oposición de parte de los republicanos no será un problema para la Casa Blanca.

En reemplazo de Rice en la ONU, Obama nombrará a Samantha Power, actual directora de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos en la Casa Blanca, exasesora en política exterior y experta en genocidio. Antes de ingresar al gobierno, ganó un Premio Pulitzer por un libro enfocado en la política exterior estadounidense y el genocidio.

Temas relacionados

 

últimas noticias