Nueve detenidos por explosión en China

Siete empleados de la segunda compañía de petróleo más grande de China han sido detenidos a causa de la explosión de petróleo crudo que mató al menos a 55 personas en la ciudad portuaria de Qingdao, en el oriente del país.

El microblog oficial de la zona de Desarrollo Económico y Tecnológico de Qingdao dijo que siete trabajadores de Sinopec y dos funcionarios del gobierno local habían sido detenidos en conexión con la explosión del 22 de noviembre. El accidente ha sido el de mayor cantidad de muertos de este año en China, donde la presión es cada vez mayor para desarrollar una mejor vigilancia de la seguridad en el lugar de trabajo.

El gobierno central ha culpado de la explosión a un error humano. Según la agencia estatal de noticias, Xinhua, un alto funcionario que está a cargo de administrar la seguridad laboral dijo que “una negligencia muy seria del deber” estaba detrás del accidente.

El oleoducto con daños generó un derrame de petróleo en el alcantarillado para tormentas de la ciudad en las primeras horas de la mañana del viernes. Dos explosiones masivas sacudieron las calles de la ciudad algunas horas más tarde, mientras los trabajadores intentaban reparar el derrame e impedir que el petróleo se propagara hacia la bahía desde los desagües.

Yang Dongliang, el director de la administración estatal para la seguridad laboral y director de un equipo que investiga el accidente, dijo que la pobre planeación y supervisión, así como “un manejo poco profesional del derrame antes de las explosiones”, contribuyeron para generar la tragedia.

Yang hizo el comentario en una reunión del equipo de investigación de este accidente, en el que también hubo nueve desaparecidos y 166 heridos, según la televisión estatal. “El daño serio que causó este incidente ha puesto de relieve problemas enormes. Entre ellos el lugar donde están los oleoductos y la red de alcantarillado, así como la negligencia en el mantenimiento del oleoducto que generó el derrame”, dijo Yang.

“Hubo una respuesta inadecuada luego de que se encontró el derrame. No sellaron el área para evacuar a la gente. Esta es una grave irresponsabilidad”, agregó.

El presidente de Sinopec, Fu Chengyu, pidió disculpas “al pueblo de Qingdao y al país” por la pérdida de vidas y de propiedad, en un comunicado que fue publicado a través de la cuenta de Weibo (un programa similar a Twitter) de la compañía.