Nuevo decreto venezolano descarta fijar límites con Colombia y Guyana

El decreto que atañe a Colombia dice que "las descripciones de áreas geográficas no constituyen ningún pronunciamiento sobre territorios y áreas marinas que quedan pendientes por definir".

Venezuela derogó el decreto 1787 expedido el pasado 27 de mayo, a través del cual estableció zonas de defensa marítima en áreas reclamadas por Colombia en la región del Golfo de Coquivacoa.

Venezuela emitió un nuevo decreto que ratifica unas polémicas zonas de defensa marítima en el Caribe, pero en el que aclara que no pretende fijar límites en zonas en litigio como las que mantiene con Guyana y Colombia.

Publicado en la gaceta oficial de este martes, la ordenanza del presidente Nicolás Maduro formaliza la creación de cuatro Zonas de Defensa Integral Marítimas e Insulares (Zodimain).

En el caso de la Zodimain Atlántica, el decreto 1859 dice que "comprende las áreas marinas y submarinas de la fachada definida hacia el sur por los límites que están por determinarse entre Venezuela y Guyana según el acuerdo de Ginebra de 1966".

El documento 1787, que quedó "íntegramente derogado", indicaba que esa fachada estaba definida hacia el sur por las "áreas marinas y submarinas que corresponden a la zona en reclamación".

En cuanto a la Zodimain Occidental, que concierne a Colombia, el nuevo texto señala que "incluye el archipiélago de Los Monjes y demás islas, islotes, cayos y bancos situados o que emerjan dentro del mar territorial, así como el espacio aéreo suprayacente".

"Tales descripciones de áreas geográficas no constituyen ningún pronunciamiento sobre territorios, áreas marinas y submarinas de la República de Venezuela que quedan pendientes por definir", subrayó el decreto, cuya promulgación anunció Maduro el lunes ante la Asamblea legislativa.

En tal sentido, remarca que su objeto no es "fijar límites territoriales, establecer delimitaciones, ni proceso alguno de demarcación, en ningún sentido".

"Su único fin y exclusivo alcance se refiere a la protección frente a amenazas, riesgos y otras vulnerabilidades, de modo que no supone bajo ningún respecto pronunciamiento relativo a cuestiones territoriales que por su propia naturaleza le son ajenas", precisó.

El decreto promulgado el pasado 27 de febrero había generado protestas de Bogotá y Georgetown porque incluía aguas en disputa en la zona caribeña del Esequibo, en el caso Guyana, y en el golfo de Venezuela o de Coquibacoa, frente a la costa colombiana.