Obama deberá justificar ataques con drones

Un tribunal de apelaciones de Nueva York ordenó hacer público parte del memorando en el que se justifica los ataques con drones contra sospechosos de terrorismo, incluidos ciudadanos estadounidenses.

Yemeníes miran uno de los modelos de los drones que usa Estados Unidos en varias zonas con fuerte presencia de Al Qaeda. / AFP

En 2011, Ayman al Awlaki, un estadounidense de origen yemení y exlíder de Al Qaeda en la península Arábiga, murió como consecuencia de un ataque con drones (aviones no tripulados) de Estados Unidos. El clérigo, nacido en Nuevo México (EE.UU.) y de familia yemení, estaba considerado como el cerebro de varios planes terroristas contra Estados Unidos, entre ellos el intento de hacer volar con un suicida un avión con destino a Detroit en 2009.

Un tribunal federal de Nueva York le ordenó al Gobierno de EE.UU. que desclasifique información sobre el análisis legal previo el ataque con drones que terminó con la vida de Al Awlaki. La decisión, tomada por un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones, revisa parcialmente un fallo anterior sobre la demanda presentada por la Unión de Libertades Civiles (ACLU) y el diario The New York Times. El periódico y dos de sus periodistas reclamaban información en nombre de la ley estadounidense sobre libertad de prensa.

El tribunal consideró que no había "ninguna razón de mantener en secreto" de informaciones que ya habían sido objeto de numerosas declaraciones públicas y de discursos, en particular del ministro de Justicia, Eric Holder, del exresponsable del antiterrorismo de la Casa Blanca John Brennan y del propio presidente.


La documentación no se facilitó ni siquiera a los miembros del Congreso encargados de supervisar las actividades de los servicios de inteligencia hasta 2013, cuando los senadores amenazaron con bloquear la confirmación de John Brennan como director de la CIA.

Yemen, el blanco

Estos polémicos ataques con drones de Estados Unidos son frecuentes en Yemen, ya que Washington considera a este país un frente avanzado en su lucha contra Al Qaeda. Las autoridades estadunidenses apuntan que la organización Al Qaeda en la Península Arábiga, con base en ese país, es uno de los brazos más peligrosos y activos de la red terrorista.

En la última semana, ataque aéreos realizados en una operación conjunta entre EE.UU. y uniformados yemeníes causaron la muerte casi ochenta miembros de Al Qaeda. Un alto funcionario yemení afirmó que los ataques se llevaron a cabo como consecuencia de “informaciones que indicaban que Al Qaida preparaba atentados contra instalaciones vitales, militares y de seguridad, y contra intereses extranjeros en Yemen”.

Se trató de "una operación sin precedentes" iniciada el 19 de abril, agregó, precisando que se usaron aviones no tripulados, en una región en la que Estados Unidos es el único país que dispone de dicha tecnología. También murieron tres civiles que se hallaban en un automóvil que pasaba cerca de la zona del ataque.

Los fueron muy utilizados el año pasado para ayudar a las autoridades yemeníes en su lucha contra Al Qaida, matando a decenas de personas sospechosas de pertenencia a la red yihadista, pero también a civiles. En marzo, el presidente yemení Abd Rabo Mansur Hadi defendió la utilización de aviones teleguiados. “Nos vemos obligados a recurrir a estos aviones para limitar las actividades de Al Qaeda y los movimientos de sus miembros”, dijo.

Sin embargo reconoció "errores limitados" en el uso de esos aparatos, pero precisó que las bajas eran "mayores con el empleo de la aviación yemení" contra Al Qaida. Las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos han denunciado en varias ocasiones la muerte de civiles en este tipo de ataques. Pese a los repetidos golpes sufridos, la rama yemení de Al Qaida es la más peligrosa y la más activa, según Estados Unidos.

En un reciente vídeo, el jefe de Al Qaida en la Península Arábiga, Naser al Wahichi, afirma que la "guerra contra los cruzados debe seguir en todo el mundo" en una clara alusión a los países occidentales que luchan contra la red yihadista. Al Qaida aprovechó un debilitamiento del poder central en 2011, en plena insurrección popular contra el expresidente Alí Abdalá Saleh, para reforzar su influencia en el sur y el este de Yemen.
 

Temas relacionados