Obama declara como zona catastrófica área afectada por el huracán "Sandy"

Cerca de 50 casas son consumidas por el fuego mientras que el metro de N.Y. sufre su peor desastre, las aguas rompieron un dique Nueva Jersey, amenazando a tres pueblos cercanos.

Las aguas inundaron las calles de Nueva York y los vientos alcanzaron una velicidad de más de 150 km/h / foto:AFP
Las aguas inundaron las calles de Nueva York y los vientos alcanzaron una velicidad de más de 150 km/h / foto:AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró este martes "zona catastrófica" las áreas de Nueva York y Nueva Jersey afectadas por los fuertes vientos y anegadas por la marejada del ciclón "Sandy".

La declaración, difundida por la Casa Blanca, pone a disposición de los gobiernos y comunidades locales los fondos, equipos y personal del Gobierno Federal necesarios para afrontar las consecuencias del desastre y socorrer a los damnificados por la tormenta, que ha dejado en EE.UU. cerca de 15 muertos.

Un incendio en el área de Queens, en Nueva York, destruyó al menos medio centenar de casas. Más de 200 bomberos trabajan para extinguir las llamas, que todavía no han podido ser controladas, tal como indicó el Cuerpo de Bomberos.

Nueva York y su área metropolitana (19 millones de habitantes) han amanecido este martes sin transporte público, con importantes interrupciones del suministro eléctrico y con todos los aeropuertos y casi todos los puentes y túneles de la ciudad cerrados.

Cerca de 14 mil vuelos han sido cancelados mientras que la red de transporte público de Nueva York sufre su peor desastre. El agua de la inundación causada por la tormenta entró en siete túneles del metro neoyorquino, todos ellos situados bajo el East River, una de las zonas que sufrió más el empuje de las aguas. El presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte, Joseph Lhota, señaló que el transporte público de Nueva York "no ha afrontado un desastre tan devastador", en sus 108 años de existencia

Las aguas de la supertormenta Sandy rompieron un dique en el norte de Nueva Jersey, amenazando a tres pueblos cercanos y llevó a aprontar varios equipos de rescate, dijo la Policía a primeras horas de este martes.

Aunque la bajada del nivel de las aguas, que gracias al descenso de la marea ha disminuido casi dos metros, ha relajado un poco la situación, algunas rachas de viento que persisten, próximas a los 100 kilómetros por hora, recuerdan que "Sandy" sigue cerca.