Obama presenta plan nacional de EE.UU. para la reducción de emisiones

El mandatario, entre otras cosas, hará la petición de nuevos estándares para las plantas energéticas.

El mandatario estadounidense Barack Obama./ AFP
El mandatario estadounidense Barack Obama./ AFP

El presidente Barack Obama renovará este martes el compromiso de Estados Unidos para reducir emisiones, con una petición de nuevos estándares para las plantas energéticas, al tiempo que abogará por seguir mejorando en tecnología y eficiencia, dijeron fuentes oficiales.

En una conferencia en la universidad de Georgetown, el presidente anunciará un plan nacional para reducir la emisiones de CO2 con un memorando presidencial que pide a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) elaborar nuevos estándares para que las plantas eléctricas térmicas reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según las fuentes del gobierno estadounidense, la propuesta de la EPA debería estar lista para junio de 2014, con el compromiso de estados, empresas energéticas, sindicatos y otro tipo de organizaciones.

Un funcionario estadounidense que habló antes de la presentación señaló que otras muchas industrias contaminantes en Estados Unidos ya tienen estrictas limitaciones y normativas, que hasta ahora no se aplicaban a las plantas energéticas, especialmente aquellas que utilizan carbón como materia prima.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, adelantó el lunes que Obama subrayará la necesidad de tomar estas medidas por el bien "de nuestros hijos y las generaciones futuras".

Asimismo, Obama se comprometerá a promover fuentes de energía renovables como la eólica o la solar y expondrá las "oportunidades" que encierran las nuevas iniciativas medioambientales en creación de empleo e innovación tecnológica.

La Casa Blanca también quiere promover "soluciones globales para los problemas medioambientales globales" con el impulso de acuerdos que rebajen los aranceles en tecnologías y servicios que promuevan las energías más limpias y la eficiencia energética.

Además, seguirá promoviendo que se adhiera el mayor número de países posible a un nuevo protocolo de Montreal, que incluya a los hidrofluorocarbonos (HFC) como otro de los componentes que se deben limitar para frenar la reducción de la capa de ozono.

A principios de este mes en California, Obama y el presidente chino, Xi Jinping, se comprometieron a reducir progresivamente "la producción y consumo de los gases HFC", que han sido adoptados por la industria como sustituto de los clorofluorocarburos (CFC), que fueron prohibidos en 1987.

Washington quiere seguir promoviendo un acuerdo con los países ricos y en desarrollo para ir más allá del horizonte de 2020 en los compromisos de mínimos adoptados en la conferencia climática de Copenhague en 2009.

El anuncio de Obama para imponer a través de la EPA nuevas exigencias de emisiones y tecnológicas para las plantas térmicas de EE.UU. se han visto retrasadas constantemente y han chocado con la oposición de los republicanos.

Hasta el momento, los conservadores han bloqueado la confirmación en el Senado de Gina McCarthy, propuesta por Obama para encabezar la EPA, debido a desacuerdos en las políticas de la Casa Blanca sobre las regulaciones al sector de los hidrocarburos y la promoción de empresas de energías renovables.

El plan, distribuido este martes por la Casa Blanca, incluye el anuncio de 8.000 millones de dólares en garantías gubernamentales para préstamos destinados a inversiones en tecnologías que impidan que el dióxido de carbono producido por las plantas de energía lleguen a la atmósfera.

"Si bien ninguna medida por sí sola puede revertir los efectos del cambio climático tenemos la obligación moral de actuar a nombre de las generaciones futuras", señaló una declaración distribuida por la presidencia.

"El cambio climático representa uno de los mayores problemas del siglo XXI pero, como país de innovadores, podemos encararlo de manera que avance nuestra economía, nuestro ambiente y la salud pública al mismo tiempo", añadió el comunicado. 

Temas relacionados