Obama recurre a la negociación

El presidente de Estados Unidos trata de convencer a los republicanos de aumentar el límite de la deuda, pero ellos se niegan a hacerlo.

El presidente Obama trata de reactivar el diálogo con los republicanos. / AFP

Las cosas no están nada fáciles para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Su país entró en la segunda semana de parálisis financiera y las posibilidades de que el Gobierno llegue a un acuerdo con los republicanos para acabar con el bloqueo son cada vez más lejanas, pues, pese a los intentos, las negociaciones sobre la deuda entre republicanos y demócratas en el séptimo día de cierre de servicios públicos siguen detenidas.

La Casa Blanca advirtió que un eventual default de la deuda de Estados Unidos generaría un escenario “terrible”, con consecuencias de largo plazo. Y el presidente Obama reiteró que estaría “feliz de hablar de todos los temas relacionados con el presupuesto” con sus adversarios, pero “no bajo la amenaza de una parálisis del Estado o una moratoria de la deuda de Estados Unidos, si los republicanos no obtienen 100% de lo que quieren”. El Departamento del Tesoro estima que el 17 de octubre ya habrá agotado su abanico de medidas paliativas en caso de que no se vote en el Congreso un aumento del techo de la deuda.

En un intento por destrabar el diálogo, el presidente Obama se reunió con el presidente republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, quien, fuertemente presionado por los miembros del Tea Party, dijo que no creía que sus compañeros de bancada aprobaran tal aumento si no obtienen concesiones de parte del presidente, particularmente en lo relacionado con la reforma de la salud impulsada por el mandatario. “La negativa del presidente a negociar es perjudicial para nuestra economía y hace correr riesgos al país”, afirmó el republicano. El Partido Demócrata le pidió a Boehner convocar una votación en la Cámara para elevar el límite de endeudamiento. Según los demócratas, hay suficientes votos para sacarla adelante, intentando convencer al líder republicano de que cuenta con compañeros de partido que le darían la razón al presidente.

Un cese de pagos de la deuda, algo sin precedentes en la historia de Estados Unidos, podría llevar a la primera economía mundial a la recesión, con consecuencias mundiales, advirtió el Departamento del Tesoro. Según un sondeo de opinión, publicado por The Washington Post y ABC, el 70% de los estadounidenses desaprueba la negativa republicana a negociar con el presidente.

 

últimas noticias