Objetivos del Milenio muestran resultados desiguales según balance de la ONU

Pese a que hubo grandes avances en la lucha contra la pobreza, más de 1.200 millones de personas aún viven este flagelo y las mujeres siguen teniendo más probabilidades que los hombres de estar en ese grupo.

EFE

  Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el mayor esfuerzo global para mejorar la vida de los más desfavorecidos, se cerrarán con grandes avances en ámbitos como la lucha contra la pobreza, pero también con áreas en las que los progresos han sido insuficientes, dijo este lunes la ONU.

"La movilización global en respaldo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio ha producido el movimiento contra la pobreza más exitoso de la historia", señaló el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, en el último informe anual sobre estas metas, publicado este lunes.

Ban, al mismo tiempo, subrayó que pese a los destacados avances, "las desigualdades persisten y el progreso ha sido irregular".

La ONU destaca logros como el conseguido en la reducción de la pobreza, el primero de los Objetivos del Milenio y cuya meta se completó con cinco años de adelanto sobre la fecha final de 2015.

Así, el mundo ha logrado reducir a menos de la mitad el número de habitantes que viven en extrema pobreza respecto a los niveles de 1990.

En los últimos 25 años, más de mil millones de personas han salido de la extrema pobreza, al tiempo que se ha conseguido reducir de forma muy importante el problema del hambre, quedándose muy cerca del objetivo fijado en el año 2000.

La ONU también puso sobre la mesa los progresos en la reducción de la mortalidad infantil, la escolarización o la lucha contra enfermedades como el sida y la malaria.

Al mismo tiempo, reconoció que los avances han sido muy desiguales y que, en muchos casos, han dejado de lado a los más desfavorecidos.

Pese a los progresos, por ejemplo en el acceso a la escuela o los Parlamentos, también continúa la desigualdad de género y las mujeres siguen encontrándose con discriminación en el trabajo, la economía y la participación en la toma de decisiones pública y privada, según las Naciones Unidas.

En el ámbito del medioambiente, la ONU destaca el problema del calentamiento global, pues desde 1990 las emisiones de dióxido de carbono se han incrementado en más de un 50 por ciento, y de la escasez de agua, que afecta ya al 40 por ciento de la población mundial.

Las Naciones Unidas tienen previsto dar continuidad al trabajo con la aprobación este año de una nueva agenda global de desarrollo para los próximos 15 años. (Vea: ¿Cómo elegir los objetivos de desarrollo más inteligentes?)