OEA pide protección para los menores emigrantes y cooperación entre países

Los menores que más inmigran a Estados Unidos provienes principalmente de Honduras, Guatemala y El Salvador.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este miércoles una declaración en la que pide que se protejan los derechos de los niños y adolescentes emigrantes ante la ley "de manera integral".

La declaración presentada por Guatemala, El Salvador y Honduras, y adoptada por unanimidad con un mínimo cambio, reclama igualmente que los países de origen, tránsito y destino de los niños centroamericanos que están emigrando a EE.UU. cooperen a la hora de dar una respuesta al fenómeno "desde una perspectiva humanitaria".

El texto exhorta "a los países de origen, tránsito y destino a garantizar condiciones de bienestar y trato digno a los niños y adolescentes no acompañados que faciliten la reunificación familiar donde corresponda".

Igualmente, "insta a la comunidad internacional a destinar esfuerzos de cooperación y desarrollo económico" para fomentar la inclusión social y seguridad ciudadana en los países de origen.

El embajador de Guatemala, José María Arqueta, se refirió a la declaración aprobada por la OEA como "la hoja de ruta" para enfrentar la crisis de los menores.

El texto, aseguró Arqueta, orienta los primeros pasos para la resolución de este problema que enfrentan especialmente Honduras, Guatemala y El Salvador.

"Trece de cada veinte niños viven en situación de extrema pobreza", dijo el representante de Guatemala, refiriéndose a las condiciones en las que viven los niños y adolescentes en Centroamérica.

Asimismo, Arqueta señaló la importancia de tratar esta situación desde una "perspectiva humanitaria" que respete y ampare a los niños de todos los riesgos a los que se exponen.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, calificó el problema de los menores centroamericanos de "crisis humanitaria urgente" cuya solución nos "concierne a todos".

Este no es un problema de seguridad nacional, aseguró Insulza; se trata de una crisis humanitaria, como bien fue calificada por el presidente de EE.UU., Barack Obama, y por lo tanto debe ser abordada bajo el amparo de las leyes humanitarias, aseguró.

Asimismo, Insulza dijo que Latinoamérica es una región de emigrantes. "Migramos mucho", recordó. Después de EE.UU. "Argentina es el segundo país receptor de emigrantes latinoamericanos", por eso, "es un tema que nos compete a todos", dijo.

Durante su intervención, el embajador de Honduras, Leonidas Rosa Bautista destacó el compromiso unánime de todos los estados miembros de la OEA en apoyar a los países centroamericanos más afectados por este fenómeno "para activar mecanismos que protejan a los menores".

Ante la sensibilidad del tema y "en conformidad con los principios de igualdad y no discriminación", los derechos de los niños y la unidad de las familias deben prevalecer en todo momento, dijo Rosa Bautista.

Asimismo, instó a "agotar todas las medidas legales antes de detener a los menores". "Los menores que llegan solos no deberían ser detenidos bajo ningún supuesto", añadió.

Además, el representante de Honduras pidió que se adopten medidas que aseguren la integración de los niños con sus familias, y evitar las deportaciones cuando sea procedente, "tomando en cuenta el interés superior de los menores".

En vísperas de la reunión que el presidente de EE.UU., Barak Obama, mantendrá el viernes con sus homólogos de Guatemala, El Salvador y Honduras, la representante estadounidense ante la OEA, Carmen Lomellin, se refirió a los esfuerzos conjuntos desplegados hasta el momento.

Con el fin de "tratar a los menores de la manera más humana posible" y abordar esta crisis con soluciones a largo plazo, la Administración Obama ha desplegado una campaña informativa en Centroamérica que "pretende informar a las familias de los riesgos que conlleva iniciar ese viaje para los menores", subrayó Lomellin.

Asimismo, el representante de México, Emilio Rabasa Gamboa, apuntó la voluntad de su país de colaborar ante este problema "protegiendo en todo momento los intereses de los niños".

"México, como país de origen, transito, destino y retorno", enfatizó Rabasa Gamboa, está comprometido en proveer respuestas integrales que ofrezcan soluciones efectivas que favorezcan la repatriación ordenada y segura.

Según datos oficiales, en los últimos diez meses 44.400 menores procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador llegaron por la región sur de Texas y esta cifra podría alcanzar los 90.000 a fines de 2014.

506207

2014-07-23T16:16:58-05:00

article

2014-07-23T16:16:58-05:00

ee-admin

none

EFE

El Mundo

OEA pide protección para los menores emigrantes y cooperación entre países

77

4749

4826