ONU denuncia el aumento de la pobreza y la malnutrición en Egipto

Entre 2009 y 2011 un 15% de los egipcios ha pasado a ser pobre, el doble de los que en ese periodo consiguieron salir de la pobreza.

La malnutrición ha crecido de forma "significativa" en Egipto en los últimos años debido al aumento de la pobreza y una sucesión de crisis económicas desde 2005, denunció en El Cairo el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Alrededor del 17 por ciento de la población egipcia (unos 13,7 millones) sufría de inseguridad alimentaria en 2011, en comparación con el 14 por ciento de 2009, de acuerdo a estimaciones difundidas por ese organismo de la ONU y la Oficina de Estadísticas de Egipto (CAMPAS, según sus siglas en inglés).

"La incapacidad de la gente para llevar una dieta adecuada se atribuye, en gran parte, al aumento del índice de pobreza y una serie de crisis desde 2005, entre ellas la de la gripe aviar, la del sector financiero y las de combustibles y alimentos", destacó el director del PMA en Egipto, GianPietro Bordignon.

El informe de la organización también muestra que entre 2009 y 2011 un 15 por ciento de los egipcios ha pasado a ser pobre, el doble de los que en ese periodo consiguieron salir de la pobreza.

La dificultad para satisfacer las necesidades básicas de alimentación ha tenido especial impacto en los menores de cinco años, mientras que la pobreza se ha incrementado en las zonas urbanas, hasta afectar al 15,3 por ciento de su población en 2011.

El sur rural de Egipto sigue registrando las tasas más altas de pobreza (un 51,5 por ciento de la población), mientras que en términos absolutos la zona metropolitana de El Cairo alberga al mayor número de pobres, unos 3,5 millones de personas, según el estudio.

Además, los hogares egipcios destinan una media del 40,6 por ciento de sus gastos a comprar alimentos, que están sometidos a fuertes variaciones de precio.

El Programa Mundial de Alimentos, que desde 1963 ha destinado más de 681 millones de dólares para los más necesitados en Egipto, consideró que el actual sistema de subsidios para los alimentos ha protegido a los pobres de la subida de precios, pero no ha sido capaz de resolver todos los problemas relacionados con la pobreza.

Por su parte, el investigador del Instituto de Investigación de Políticas Alimentarias Internacionales (IFPRI) Clemens Breisinger enfatizó que se necesita reestructurar el sistema de subsidios e impulsar más proyectos para crear empleo en las zonas más desfavorecidas, entre otras medidas. 

Temas relacionados