ONU descarta que Perú se convierta en "narcoestado"

Perú, Bolivia y Colombia están entre los mayores productores de cocaína del mundo.

La lucha que libran las autoridades contra el narcotráfico en Perú, uno de los principales productores mundiales de cocaína, han impedido que ese país se convierta en un "narcoestado", señaló el sábado el delegado de la oficina antidrogas de la ONU en Lima.

"Perú no es un 'narcoestado' y no está en camino a serlo", afirmó el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Flavio Mirella, tras destacar el trabajo policial para desmantelar bandas criminales y erradicar los cultivos de hojas de coca.

El funcionario señaló, citado por la agencia estatal Andina, que "un 'narcoestado' es el que tiene instituciones muy deficientes en el sentido operativo y no cuentan con una organización adecuada" para enfrentar el tráfico de drogas, una guerra que Perú libra desde la década de 1980.

"Esto significa una impunidad para todo lo ilícito, no sólo el narcotráfico, y no estamos en un país con esas características", acotó Mirella quien destacó a la agencia estatal los esfuerzos peruanos para lograr avances en erradicación de hoja de coca ilegal, incautación de drogas ilícitas e insumos químicos, así como las inversiones en cultivos alternativos a los cocales.

Perú, Bolivia y Colombia están entre los mayores productores de hoja de coca y cocaína del mundo, según reportes de la ONU. En territorio peruano operan mafias mexicanas dedicadas al narcotráfico, según la policía antidroga.

Las declaraciones del delegado de la ONU se producen días antes de que se divulguen el 15 de julio el informe oficial 2015 de la UNODC y del gobierno peruano sobre los cultivos del coca y el narcotráfico en el país.

Según la estatal Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Perú logró una cifra récord en erradicación de coca ilegal entre enero y abril al eliminar 9.600 hectáreas de hojas verdes. La meta para 2015 es de 35.000 has.

Las autoridades peruanas apostaron desde hace más de dos décadas por una estrategia de erradicación de cocales ilegales con apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea.

En 2014, Perú erradicó 30.000 hectáreas de coca, según cifras oficiales. Se estima que aún existen más de 50.000 hectáreas ilegales cultivadas. La cifra es menos de la mitad de lo que el país tenía en la década de 1990, cuando superaba las 100.000 hectáreas.

El mayor valle cocalero de Perú, conocido bajo el acrónimo de VRAEM -valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro- es una zona de guerra donde las fuerzas armadas combaten desde hace más de dos décadas a bandas de narcotraficantes y a los remanentes de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso.