La ONU pide soluciones de fondo en Gaza para evitar nuevas escaladas bélicas

Robert Serry, uno de los principales mediadores entre Israel y Palestina, instó a que se llegue un acuerdo de forma inmediata antes de que venza la tregua de cinco días pactadas en El Cairo.

El enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Robert Serry, renovó este lunes los llamamientos para lograr un alto al fuego en Gaza para evitar nuevas escaladas bélicas como la que estalló en julio pasado.

"La siguiente escalada no es más que cuestión de tiempo", afirmó Serry al presentar un informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Oriente Medio y el conflicto que comenzó a comienzos de julio en la franja palestina de Gaza.

Serry, uno de los principales mediadores entre israelíes y palestinos, presentó su informe horas antes de que venza una nueva tregua en Gaza, por lo que instó a las partes a que se llegue a un cese al fuego "duradero".

Pidió que, "por lo menos", la tregua que vence este lunes pueda ser prorrogada por las partes, mientras siguen las negociaciones indirectas entre israelíes y palestinos en El Cairo.

En su exposición pública, antes de que el Consejo de Seguridad entrara a debatir la situación a puerta cerrada, Serry señaló que el balance de muertos en la última escalada bélica es "estremecedor".

Afirmó que cerca de 2.000 palestinos han muerto, de ellos 459 niños y 239 mujeres, así como 64 soldados israelíes. Unos 10.000 palestinos han resultado además heridos, de ellas una tercera parte menores.

"No podemos permitir que se quede Gaza en las condiciones en que se encontraba antes de esta situación", afirmó Serry, quien insistió en la necesidad de llegar a soluciones de fondo para evitar nuevas escaladas bélicas.

Serry, por otra parte, dijo que aún no hay datos exactos sobre los daños a la infraestructura sufridos en Gaza, pero anticipó que el volumen de reconstrucción "será tres veces" lo que se necesitó durante la ofensiva israelí de 2009. "La reconstrucción es la principal prioridad", agregó. "Gaza necesita viviendas, escuelas y hospitales, no cohetes, túneles ni conflictos", insistió Serry.

Lamentó también el allanamiento de locales administrados por la ONU en Gaza y dijo que durante la actual crisis once miembros de su personal han muerto en actos de servicio.

Pero también criticó el hecho de que, en tres ocasiones, se hayan encontrado cohetes en escuelas que están administradas por la ONU. "Estos incidentes son intolerables", afirmó Serry al referirse tanto a estos hallazgos como a los ataques contra instalaciones de la ONU.

Temas relacionados