ONU pidió a Venezuela iniciar investigación sobre manifestantes fallecidos

El Alto Comisionado de Derechos Humanos señaló su preocupación frente a las denuncias de censura contra la prensa.

EFE

 El Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU pidió el viernes a Venezuela que enjuicie a los responsables de ataques contra manifestantes antigubernamentales, que dejaron esta semana tres muertos en Caracas. (Vea: EE.UU. pide a Maduro respeto a la libertad de expresión)

Los autores de esos actos "deben ser enjuiciados" y "sancionados con las penas adecuadas", afirmó en Ginebra el portavoz del Alto Comisionado, Rupert Colville. "Estamos especialmente preocupados por informaciones sobre ataques contra manifestantes por parte de grupos armados que actúan con impunidad.

También nos preocupa que la situación pueda desencadenar más estallidos de violencia (...)", afirmó Colville ante la prensa. (Vea: Uribe dice que hay "silencio cómplice del Gobierno con la dictadura de Venezuela")

Tres personas murieron el miércoles en protestas en Caracas contra el gobierno venezolano. "También hemos recibido preocupantes informaciones sobre intimidaciones a periodistas, a algunos de los cuales se les incautaron sus equipos, así como informaciones de que periodistas locales e internacionales fueron agredidos cuando cubrían las protestas", añadió Colville. (Vea: En Venezuela, la calma aún está lejos)

"Además, algunos manifestantes habrían sido detenidos y podrían ser enjuiciados acusados de terrorismo. También se ha informado que a algunos manifestantes, incluidos menores, se les ha negado tomar contacto con sus familiares o abogados", declaró.

Por su parte el Departamento de Estado de EE.UU. pidió este viernes al Gobierno de Nicolás Maduro que respete las libertades de expresión y reunión, al tiempo que llamó al diálogo en Venezuela.
"Esperamos que todas las partes eviten la violencia y resuelvan sus diferencias a través del diálogo. Pedimos al Gobierno de Venezuela que respete los derechos humanos de su pueblo", dijo un portavoz del Departamento de Estado que pidió el anonimato.

Tras las marchas de protesta contra sus políticas, el presidente venezolano, a quien la oposición acusa de suspender garantías constitucionales, denunció un "rebrote nazifascista" y rechazó los disturbios violentos.


Pese a que el jueves hubo una relativa tranquilidad en Caracas, jóvenes opositores y chavistas protestaron de nuevo en las calles por las muertes ocurridas el miércoles.
Estas pequeñas protestas tuvieron lugar pese a que Maduro advirtió en la noche del miércoles de que todo aquel que marchara sin tramitar antes un permiso con las autoridades sería detenido de inmediato.