Oposición protesta con marchas pacíficas contra gobierno de Ecuador

El ministerio del Interior de ese país señaló a través de su cuenta en Twitter que la policía resguardó la seguridad ciudadana con ocasión de las "marchas pacíficas" y que se había registrado una "total normalidad.

Twitter: @mercealvaro

Miles de opositores, entre ellos indígenas y profesores, marcharon el jueves de manera pacífica en Quito y otras principales ciudades de Ecuador en protesta contra el gobierno socialista de Rafael Correa, que ordenó la disolución de un antiguo gremio de maestros públicos.

Al grito de "fuera Correa, fuera", sectores de oposición como sindicatos de trabajadores volvieron a las calles de Quito, el puerto de Guayaquil (suroeste) y la andina Cuenca (sur) para expresar su desaprobación a la administración de Correa, en el poder desde 2007 y cuyo mandato concluirá en mayo próximo.

El ministerio del Interior señaló a través de su cuenta en Twitter que la policía resguardó la seguridad ciudadana con ocasión de las "marchas pacíficas" y que se había registrado una "total normalidad" en la plaza de Santo Domingo, cercana al palacio presidencial y donde concluyó la protesta en Quito con un mitin.

El oficialismo a su vez se concentró multitudinariamente frente a la casa presidencial, en el centro colonial de la capital, para defender a la "Revolución Ciudadana", como Correa denomina a su proceso gubernamental.

El presidente se encontraba en la provincia de Azuay (capital Cuenca), donde inauguró una central hidroeléctrica.

En un balcón del Palacio de Carondelet, sede del gobierno, aparecieron el vicepresidente Jorge Glas y otras autoridades como el ministro de Interior, José Serrano, para saludar a los simpatizantes que ondeaban banderas de Ecuador y del oficialista movimiento Alianza País.

"Correa ya se va"

El ministerio de Educación declaró en los últimos días disuelta a la opositora Unión Nacional de Educadores (UNE), un gremio creado en 1950 y que, según sostiene, reúne a unos 100.000 maestros estatales.

La cartera decidió disolver a la UNE por no haber registrado a su directiva desde 2013, lo que implicó una violación a la reglamentación que rige la vida jurídica de las organizaciones sociales, anotó.

La medida generó la reacción de profesores opositores, quienes marcharon con la consigna: "La UNE vive; Correa ya se va". Los manifestantes también portaban carteles con leyendas como "Basta de impuestos al pueblo" y "Respeto a la libertad sindical".

Durante la marcha en Quito, la presidenta nacional de la UNE, Rosana Palacios, reclamó al Ejecutivo "no más destituciones a dirigentes sindicales, no más persecución a los docentes".

Añadió que las protestas se desarrollaron en defensa del empleo, la salud y la seguridad social. "No vamos a renunciar a las calles para reclamar los derechos pisoteados de los obreros", manifestó.

El dirigente sindical manifestó a su vez que el gobierno ha irrespetado derechos como a la organización sindical y a la libertad de expresión, y demandó una reforma agraria para que los campesinos e indígenas tengan acceso a trabajar tierras.

Economía en recuperación

Con la economía golpeada por la caída del precio del petróleo, la apreciación del dólar y la devaluación de las monedas de los vecinos Colombia y Perú, el gobierno de Correa ha enfrentado varias protestas como la de abril pasado, cuando miles de opositores de clase media y alta rechazaron nuevos impuestos, entre ellos a la cerveza y a la salida de capitales.

"Cada vez que quieren marchar los opositores son menos, y nosotros cada vez somos más, somos muchísimos más, somos 16 millones de ecuatorianos unidos por una revolución", declaró el vicepresidente Glas ante varios miles de simpatizantes.

Agregó que "felizmente ya nuestra economía comienza a fortalecerse; hay ya indicadores de recuperación" tras los embates contra la economía antes de los comicios de 2017, para los que Correa está inhabilitado debido a que lleva dos períodos consecutivos.