Organización de recolectores de basura de Brasil inspira Latinoamérica

La articulación y la organización de los recolectores de basura reciclable de Brasil ya está en la mira de dos países de Latinoamérica.

EFE

 La articulación y la organización de los recolectores de basura reciclable de Brasil son un modelo para los otros países de Latinoamérica, donde alrededor de cuatro millones de personas se ganan la vida recogiendo el material en las calles.

"Los recolectores brasileños han logrado posicionarse como servidores públicos; han logrado que dos presidentes vengan a verlos. Lograron tener dignidad. Es el sueño de América Latina", dijo a Efe el argentino Marcelo Loto, uno de los representantes de la Red de Recicladores de Latinoamérica y Caribe (Lacre), en un encuentro hoy en Sao Paulo de recolectores con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva y Rousseff, su ahijada política, se reunieron esta semana en Sao Paulo con recolectores de material reciclables, un encuentro que desde hace varios años, siempre en vísperas de Navidad, forma parte de la agenda del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), la mayor fuerza de izquierda de América Latina.

"Ustedes trabajan con el pasado, con lo que la gente ya no quiere. Trabajan el pasado con la idea de construir un futuro mejor para ustedes y para la sociedad. Ustedes son los recolectores del futuro", dijo Rousseff tras participar en el tradicional evento de Navidad con recicladores.

Alrededor de 800.000 personas se dedican a la recogida de materiales reciclables en Brasil y la gran mayoría de ellos lo hace diariamente dentro de los contenedores y con el riesgo de contraer enfermedades.

"Tan solo 30.000 de los 800.000 recolectores que hay en Brasil están en proceso de organización (cooperativas), pero el resto todavía necesita organizarse. Son necesarias más políticas públicas para que lleguen a todos los trabajadores", comentó el brasileño Roberto Rocha, representante del Movimiento Nacional de Recolectores, de Brasil.

El argentino Loto, presidente de la cooperativa Reciclando Sueños, de la ciudad de La Matanza, subrayó que esa realidad es extensible a todo Latinoamérica, donde la gestión de la basura está concentrada en pocas manos (empresas con monopolios).

"Todos empezamos metiendo la mano en la basura. Nos ganamos la vida con nuestras uñas y nuestro sudor y aún así continuamos siendo perseguidos porque dicen que les quitamos el monopolio", comentó el representante de Lacre, quien participó en el encuentro de recolectores de material reciclable celebrado en Sao Paulo.

Tras quedarse sin trabajo en 1986, Loto encontró entre los restos de basura la forma de ganarse la vida, de construir una casa y de poder pagar una educación a sus hijos.

Después de pasar años abriendo contenedores por las calles de Argentina de manera solitaria, Loto recibió orientación de un grupo de universitarios especializados en el tema y formó una cooperativa junto con otros recolectores con el fin de optimizar los recursos disponibles.

"Nos agrupamos para vender y para que no nos persiguieran. Más tarde encontramos la forma jurídica para esta agrupación, que es la cooperativa", añadió Loto, quien reconoció el trabajo realizado por el Gobierno brasileño.

Rousseff anunció hoy medidas para la capacitación de los recolectores y entregó premios a las alcaldías de tres municipios de Sao Paulo por sus iniciativas en la mejora del reciclaje.

Antes de ser presidenta de la Asociación Nacional de Recicladores de Colombia, Martha Elena Iglesias recorrió durante quince años, acompañada por su hija, las puertas de los comercios de su localidad, Rionegro, en Antioquia, en busca de material reciclable.

Hoy integra la Red de Recicladores de Latinoamérica y Caribe, organización que trabaja día a día por mejorar las condiciones laborales de los recicladores de base y propiciar el diálogo entre los países para intercambiar experiencias, diseñar acciones y ejecutarlas.