Óscar Pistorius condenado a seis años de la cárcel por asesinato de su novia

El deportista sudafricano se defiende en que disparó porque confundió a la modelo Reeva Steenkamp con un ladrón. El hecho ocurrió el 14 de febrero de 2013.

AFP

A Oscar Pistorius le bastaron 45 segundos y 44 centésimas para convertirse en una leyenda, al correr los 400 metros en los Juego Olímpicos de Londres-2012. Con la misma velocidad, su vida dio un vuelco al año siguiente, cuando mató a tiros a su novia, por lo cual fue condenado este miércoles a seis años de cárcel.

La carrera contra atletas válidos en aquellos Juegos Olímpicos marcó la cima para este deportista sudafricano, doble amputado y seis veces campeón paralímpico de atletismo. (Lea: "Yo tenía más sentimientos por ella que ella por mí.": Pistorius)

Ese mismo año, el conocido como "Blade Runner", por las prótesis de carbono que llevaba en ambas piernas, fue proclamado por la revista norteamericana Time como una de las cien personalidades más influyentes del planeta.

Los patrocinadores se apresuraban en firmar contratos con este símbolo de la superación, joven, rico y admirado.

Pero siete meses más tarde, la noche del 13 al 14 de febrero de 2013, su imagen de héroe se hizo añicos al conocerse que había matado en su casa de Pretoria a su novia, la modelo Reeva Steenkamp.

El atleta le descerrajó cuatro tiros a través de la puerta del baño, donde la joven se encontraba en el momento de los hechos, a las tres de la madrugada.

En todo momento, el deportista insistió en que disparó porque confundió a su novia con un ladrón, lo que primero le valió cinco años de cárcel por "homicidio involuntario", y este miércoles seis años, después de que su crimen fuera recalificado por un tribunal de apelación como asesinato.

Tras la muerte de su novia, la maquinaria mediática dio un giro de 180 grados, mostrando en detalle la cara menos simpática del joven hasta entonces aclamado por su voluntad.

Según el nuevo retrato dibujado por los medios, Pistorius sería un joven agresivo apasionado de la velocidad, mujeriego y sobre todo muy aficionado a las armas de fuego.

Una vida voluntariosa

Pistorius nació sin peronés el 22 de noviembre de 1986 en Johannesburgo y fue sometido a una operación para amputarlo por debajo de las rodillas a la edad de 11 meses.

Pistorius aprendió a caminar con prótesis, y siempre quiso desde su infancia medirse con deportistas válidos.

Probó el waterpolo, el cricket, el boxeo, y finalmente se decantó por el atletismo a los 16 años, tras haber quedado lesionado en una rodilla jugando al rugby.

Desde sus primeras vueltas a la pista de atletismo, Pistorius rompe récords. Su entrenador en el instituto asegura que tardó seis meses en darse cuenta de la discapacidad de su atleta porque siempre corría con pantalón largo y hacía todos los ejercicios "al mismo ritmo que los otros".

Ultradominador en los Juegos Paralímpicos (seis medallas de oro entre 2004 y 2012), Pistorius se lanza el reto de competir con los atletas válidos, pero eso le lleva a un largo combate, dentro y fuera de la pista, para lograr su objetivo.

En 2008, la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) vetó su participación en las competiciones que organizaba al estimar que las láminas de carbono con forma de patas de felino le daban a Pistorius cierta ventaja en la segunda parte de la vuelta a la pista.

Sin embargo, el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) quitó la razón en 2008 a la IAAF y Pistorius pudo competir con los atletas de élite.

Pistorius redobló sus entrenamientos para convertirse en el primer atleta discapacitado en correr el Mundial de Daegu-2011, donde logró la medalla de plata en el relevo 4x400 metros llanos.

En Londres-2012, la Federación Sudafricana lo seleccionó para el relevo 4x400 en julio y posteriormente para el 400 m individual, alcanzando las semifinales en la prueba individual y la final en los relevos.

Temas relacionados