OTAN mata a viejo preso de Guantánamo ligado a Al Qaeda

La misión de la OTAN en Afganistán aseguró que Sabar Lal Melma participaba en tareas de apoyo a la organización terrorista Al Qaeda.

La misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) aseguró haber matado en el este del país a un antiguo preso del penal de Guantánamo, Sabar Lal Melma, implicado supuestamente en tareas de apoyo a la organización terrorista Al Qaeda.

Sabar Lal era, según afirmó la ISAF en un comunicado, un líder responsable de ataques y financiación de las operaciones de los insurgentes en el distrito de Pech, de la provincia de Kunar, y mantenía contactos con jefes de Al Qaeda en el vecino Pakistán.

De acuerdo con la ISAF, una fuerza conjunta de las tropas afganas e internacionales localizaron al cabecilla muyahidín en una vivienda del distrito de Yalalabad, tras obtener información proporcionada por residentes de la zona.

"(Sabar Lal) salió del edificio con un rifle de asalto AK-47 y fue muerto. Varios insurgentes sospechosos fueron detenidos y puestos bajo custodia durante la operación de seguridad", afirmó la misión de la OTAN en su nota de prensa.

Varios testigos relataron a la agencia afgana AIP que las tropas conjuntas detuvieron a tres personas y confirmaron la muerte del líder insurgente, un conocido líder muyahidín que combatió la ocupación soviética del país en la década de 1980.

"No había cometido ninguna actividad criminal, pero las tropas lo han asesinado a sangre fría", denunció hoy junto a su cadáver su primo, Hayi Zabardast, en declaraciones a la agencia afgana Pajhwok en el hospital civil de Nangarhar.

El fallecido, de unos 50 años, luchó contra los talibanes durante el período de vigencia del régimen integrista (1996-2001), pero según Estados Unidos ayudó a miembros de Al Qaeda tras la batalla de Tora Bora (2001), en la que Osama bin Laden logró escapar.

Melma fue detenido durante un consejo tribal en 2002 y enviado al penal de Guantánamo, sospechoso de haber protegido a "nueve árabes" que huían de las tropas de EEUU al sur de Tora Bora, de acuerdo con archivos del penal filtrados por el portal wikileaks.

Ese archivo no precisa si Bin Laden, fallecido en mayo en una operación encubierta de las fuerzas especiales de EE.UU. en Abbottabad (Pakistán), estaba entre los árabes a los que ayudó Sabar Lal, a quien además se relaciona con los servicios secretos paquistaníes.

"El detenido es brigadier general de las tropas afganas. Es sospechoso de haber ayudado a miembros de Al Qaeda a escapar de Tora Bora y llegar a Pakistán. Comandaba una fuerza de 600 soldados fronterizos en Kunar", sostiene el Ejército de EE.UU. en el archivo.

Sabar Lal Melma, considerado un sospechoso de rango "medio", fue repatriado a Afganistán en el año 2007, y según la ISAF retomó su actividad como señor de la guerra en Kunar, una conflictiva provincia que limita con las áreas tribales de Pakistán.

La frontera entre Afganistán y Pakistán recorre zonas ásperas y montañosas que además parten en dos a tribus pastunes unidas por vínculos históricos y de sangre, y han sido terreno tradicional de operaciones para insurgentes talibanes y de grupos afines.

Según afirmó la ISAF, en lo que va de año sus fuerzas en el país han capturado o acabado con las vidas de "más de 40 insurgentes de Al Qaeda" en el este de Afganistán.

El caso de Lal Melma es representativo en Afganistán, donde muchos pequeños y medianos señores de la guerra se han caracterizado por políticas variables de alianzas para asentar su poder local, basado en lealtades étnicas y ajenas al estado de derecho.

Melma, sin embargo, calificó en una entrevista en 2008 como una "ironía" que tras años combatiendo a los talibanes, tanto él como sus enemigos hubieran dado con sus huesos en el centro de detención de Guantánamo.

Temas relacionados