OTAN reconoce desmoralización de sus tropas en Afganistán

"No hay duda de que los ataques internos han minado la confianza" señaló el secretario general de la OTAN.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, reconoció este lunes que los numerosos ataques contra las tropas aliadas perpetrados por soldados y policías afganos "han minado la confianza" entre las fuerzas internacionales y sus socios afganos.

 entre las dos partes, admitió Rasmussen durante una rueda de prensa en Bruselas.

El político danés recordó que la pérdida de confianza es el objetivo que buscan los insurgentes con esa estrategia y aseguró que, "hasta cierto punto, han tenido éxito".

Por ello, explicó, la OTAN ha reforzado sus medidas de seguridad y llegó a suspender temporalmente en las últimas semanas algunas actividades conjuntas de sus fuerzas con soldados afganos.

A día de hoy, "casi todas" esas tareas se han retomado en base al análisis de la situación de seguridad efectuado por los mandos aliados sobre el terreno.

Rasmussen subrayó que la OTAN ve con la "máxima preocupación" los ataques llevados a cabo por uniformados afganos y está "determinada" a hacerles frente.

"Los insurgentes están intentando destruir nuestra cooperación (con las autoridades afganas). No dejaremos que triunfen", recalcó.

En lo que va de año, alrededor de medio centenar de soldados de la misión de la OTAN han muerto por disparos de uniformados afganos.

Una parte de ellos se atribuyen a infiltraciones por parte de la insurgencia talibán, mientras que otros se consideran fruto de choques por diferencias culturales o personales.

Para luchar contra los ataques, la OTAN ha reforzado los procesos de selección y ha puesto en marcha un entrenamiento "cultural" para las tropas.

Según Rasmussen, la Alianza está lista para poner en marcha nuevas medidas si es necesario.

El Ejército y la Policía de Afganistán están cerca de alcanzar el objetivo de tener 352.000 efectivos fijado para este año y se hacen ya cargo de la gestión de la seguridad en gran parte del país.

El objetivo de la OTAN es continuar con ese proceso de transferencia de la responsabilidad durante los próximos dos años, hasta completarlo totalmente al final de 2014.