La OTAN se despide de Libia

Después de 227 días de misiones en el país africano, hoy la Alianza Atlántica retira sus fuerzas y deja el control del país en manos del Consejo Nacional de Transición.

El objetivo de la misión, lo repitió una y otra vez el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, como los líderes occidentales, no era capturar o dar de baja a Muamar Gadafi. La misión era un poco más simple: hacer valer la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que autorizaba una intervención militar en Libia para poner en marcha una zona de exclusión aérea y un embargo marítimo a ese país.

El argumento que sustentaba la medida se basaba en que, para la ONU, el régimen de 42 años de Muamar Gadafi estaba asesinando a los civiles que se alzaban contra su gobierno, por cuenta del efecto dominó desatado en la llamada Primavera Árabe. Así que la resolución apuntaba a impedir que los aviones y los buques del régimen pudieran ser utilizados para sus censurables objetivos. Había que destruirlos, como los cuarteles, las bases, las pistas y todo lo que representara peligro para los civiles que después se llamarían rebeldes y que tenían su bastión en la conquistada ciudad de Bengasi.

La intervención se inició el 19 de marzo con bombardeos liderados por alrededor de 20 cazas franceses y unos 110 misiles Tomahawk disparados desde mar y aire. Desde esa fecha, fueron 227 días de una misión que terminará hoy a la medianoche, una misión exitosa, cómo la describió Rasmussen. La OTAN, que nunca tuvo tropas en tierra, se retira 11 días después de la muerte de Muamar Gadafi, quien no era objetivo de la misión.

La retirada se llevará a cabo a pesar de que el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafá Abdel Jalil, que gobierna Libia temporalmente, pidiera a la Alianza Atlántica permanecer unos meses más, hasta que el país alcanzara la estabilidad política. Aunque ya no está Gadafi, el CNT, que hace un mes establecía en 25.000 los muertos que dejó la guerra, aún no define una fecha en la que tendrán lugar las elecciones para elegir a un nuevo gobernante, ni la de la Asamblea Constituyente que se encargará de adaptar al país a la era posgadafi.

La OTAN se retira considerando su misión cumplida, a pesar de que algunos críticos la acusen de haber excedido la resolución 1973. Mariano Aguirre, director del Centro Noruego para la Construcción de la Paz (Noref), aseguró a la BBC que el mejor ejemplo de esto “ha sido el darle apoyo aéreo a la operación para capturar a Gadafi”.

La Alianza, que a finales de mayo fue acusada por el portavoz del gobierno libio, Musa Ibrahim, de asesinar hasta entonces 718 civiles, entra en receso en Bruselas, su sede, hasta que la ONU y sus miembros consideren la opción de utilizarla nuevamente.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Esto dijo Trump en la Asamblea General de la ONU