Palestinos e israelíes posponen negociación de paz sin avances tangibles

La negativa de Israel de liberar el último grupo de 104 presos palestinos, como se prometió, ha aumentado la tensión entre las partes.

Rammallah. El muro que encierra a Cisjordania está cargado de mensajes de escepticismo frente al incipiente proceso de paz entre Palestina e Israel. / Daniel Salgar

 Palestinos e israelíes concluyeron en la madrugada de este lunes una maratoniana reunión en Jerusalén sin lograr avances tangibles en los principales puntos de desacuerdo, tal como informaron medios locales.

La jefa del equipo israelí, Tipi Livni, volvió a pedir a los palestinos que reconsideren su decisión de adherirse a una quincena de organismos y tratados internacionales, medida adoptada en respuesta a la negativa de Israel de cumplir con su compromiso de liberar a presos palestinos.

Fue precisamente la decisión del Gobierno israelí de eludir la liberación de la última tanda de 104 presos palestinos prometida antes del inicio del diálogo la que desató la actual situación, que ha colocado el proceso iniciado por Estados Unidos al borde del colapso.

"La decisión de adherirse a los tratados es irreversible, así se lo hemos comunicado en varias ocasiones a la parte israelí", explicó a Efe una fuente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Medios palestinos indicaron que el equipo negociador palestino dirigido por Saeb Erekat volvió a insistir en la necesidad de que Israel se comprometa en firme y por escrito a detener toda ampliación de las colonias, tanto en Cisjordania como en Jerusalén Este, ilegales de acuerdo al derecho internacional.

Además, insistió en que la liberación de los presos encarcelados antes de los Acuerdos de Oslo -incluidos 14 palestino israelíes- debe ser incondicional, sin la exigencia de que algunos de ellos sean deportados. Este lunes, día del inicio de la Pascua judía o Pesaj, no hay reacción por parte israelí.

La prensa solo se recoge unas declaraciones de ministro israelí de Asuntos Exteriores, el ultraconservador Avigdor Lieberman, a un grupo de diplomáticos en las que insiste en que su país no aceptará lo que denomina "movimientos unilaterales de los palestinos".

"Estamos dispuestos a seguir negociado, pero no aceptaremos ningún paso unilateral", afirmó en referencia a la decisión palestina de solicitar la adhesión internacional.

En su opinión, fue esa medida y no la decisión previa israelí de eludir la excarcelación prometida, la que eliminó la posibilidad de un acuerdo.

Al hilo de este argumento, el líder ultraconservador aprovechó para atacar una vez más a la comunidad internacional y acusarla de ser injusta con Israel.

"Es interesante desde nuestro punto de vista como ciertos países y líderes evitaron acusar a los palestinos por sabotear los acuerdos. Y poco después, comenzaron a señalar a Israel", criticó Lieberman, citado por la web del diario Yediot Aharonot.

Uno de los más críticos fue precisamente el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien afirmó en el Congreso que la actual situación procede, en primer lugar, del hecho de que Israel evitara la excarcelación y anunciara nuevas construcciones en las colonias.

La reunión de anoche se produjo sin presencia norteamericana, ya que el enviado especial, Martin Indyk, aprovechó el receso de la fiesta de la Pascua judía para regresar a Washington.

El encuentro se celebró en el clima de alta tensión que existe en Israel desde que los socios más derechistas del Ejecutivo anunciaran su oposición a cualquier acuerdo que incluya la comprometida excarcelación de presos palestinos.

Algunos, como el ministro de Finanzas, Naftalí Bennett, que representa los intereses de los colonos judíos, incluso ha amenazado con retirarse de la coalición y causar así la caída del Ejecutivo y la celebración de nuevos comicios.

En una entrevista publicada este domingo por el Yediot Aharonot, la propia Livni acusó al líder ultranacionalista, que propone la anexión de territorios en Cisjordania como solución, de trabajar en contra de la paz.