Panamá festeja 100 años del Canal, ruta estratégica del comercio mundial

El Canal es vital en el crecimiento de la economía de Panamá que aportó desde 2000 unos 10 mil millones de dólares, más que en 85 años bajo propiedad estadounidense.

AFP

Panamá celebra este viernes por todo lo alto el centenario de su canal interoceánico, una hazaña humana que transformó el comercio marítimo mundial y hoy encara el reto de concluir su ampliación para competir ante las nuevas exigencias de la economía globalizada. "Hoy el mundo celebra un siglo de ingenio. Cien años del triunfo de la imaginación, el esfuerzo y el sacrificio humano", dijo el presidente panameño, Juan Carlos Varela, quien depositó flores en los cementerios donde están enterrados los trabajadores que murieron en la construcción de la vía.

Bajo un sol abrasador, cientos de trabajadores e invitados conmemoraron la histórica fecha en un colorido acto encabezado por el administrador de la vía, Jorge Quijano, en las esclusas de Miraflores, en Ciudad de Panamá, sobre el Pacífico. Sonando bocinas transitaron dos remolcadores de la flota panameña, que toma control de todos los buques cuando pasan la ruta de 80 km por donde se mueve el 5% del comercio marítimo mundial: "Simbolizan el compromiso de Panamá de seguir conectando al mundo y llevando el Canal hacia el futuro", destacó Quijano.

Los panameños celebran orgullosos manejar la vía que Estados Unidos le entregó el 31 de diciembre de 1999 y que hoy está en obras de expansión para buques con hasta 14.000 contenedores, el triple de carga de los actuales. La ampliación no pudo inaugurarse con el centenario por pleitos entre la Autoridad del Canal y el consorcio internacional -liderado por la española Sacyr- que reclama 1.600 millones de dólares adicionales a los 3.250 millones que cuesta construir un tercer carril de esclusas. Ahora tienen previsto terminar en diciembre de 2015 para operar en 2016.

El proyecto completo, que cuesta 5.250 millones de dólares, tiene un avance del 78%, mientras que las nuevas esclusas se encuentran en 73%. "Terminar la ampliación es nuestra misión. Vamos a ser aún más eficientes", dijo el ministro de Asuntos del Canal, Roberto Roy. Aún no acabó la obra y Quijano dijo que estudiarán un cuarto juego de esclusas para buques enormes, a la vez que se anuncia la ampliación del Canal de Suez y Nicaragua acelera un proyecto de otra vía interoceánica, de 278 km, con capacidad para buques de hasta 25.000 contenedores. "Esperamos que la ampliación termine con éxito, pero hay riesgos como que se retrase más, aumenten los costos o que pierda clientes ante el desarrollo de rutas alternas", afirmó a AFP el politólogo Carlos Guevara Mann.

Un siglo uniendo al mundo 

Obra emblemática del siglo XX, considerada una de las maravillas de la modernidad, el Canal de Panamá, que unió a los océanos Atlántico y Pacífico, fue construido por Estados Unidos tras fracasar los franceses. En este centenario el buque griego "Galini" fue el primero en cruzar, rumbo al Pacífico, mientras que hace un siglo el vapor "Ancón" inauguró la vía con 200 personas a bordo. "Hoy es un día regular de operaciones porque como ocurre a diario un promedio de 35 buques acortarán su distancia entre el Atlántico y el Pacífico. No hay un vapor 'Ancón' del centenario del Canal, hay varios", dijo Quijano.

Un pastel de cuatro metros de largo, con velas encendidas y elaborado con 345 kilos de masa de chocolate, réplica detallada de las esclusas de Miraflores, coronó el acto entre alegres bailes típicos."Es un orgullo ser parte de la historia. El canal es un país que une al mundo entero", afirmó a AFP Luis Meléndez, en el uniforme celeste y el casco blanco que usa para labores de mantenimiento.

Más de un millón de barcos han surcado, entre la selva tropical, por esta ruta que ha resistido a guerras mundiales, invasiones y regímenes militares. El francés Ferdinand de Lesseps -constructor del Canal de Suez- lo empezó en 1881, pero fracasó por problemas técnicos, financieros y las enfermedades tropicales que mataron a unos 22.000 obreros.

Estados Unidos obtuvo control a perpetuidad del futuro canal y de una zona de 1.380 km2 donde instaló un enclave con gobierno propio, formó dictadores y expandió su influencia en América Latina. Más de 56.000 obreros -de los cuales 5.000 murieron- construyeron entre 1904 y 1914 la colosal obra que acortó distancias y redujo costos del transporte de mercancías, transformando el comercio mundial. "Nació como un enclave colonial y hoy es motor de desarrollo", opinó el analista José Isabel Blandón.

El Canal es vital en el crecimiento de la economía de Panamá (8,4% en 2013), a cuyo Estado aportó desde 2000 unos 10.000 millones de dólares, más que en 85 años bajo propiedad estadounidense.

Temas relacionados