Panamá habilita dos nuevos albergues para migrantes en selva del Darién

Los albergues se encuentran en las localidades de Nicanor y Peñitas, frontera natural con Colombia. En ellos "se les brindará atención médica y se les aplicará controles biométricos de seguridad.

/EFE

El Gobierno de Panamá habilitó  dos nuevos "campamentos humanitarios" en la selva del Darién, que hace de frontera natural con Colombia y es atravesada a diario por decenas de migrantes irregulares que buscan llegar a Estados Unidos.

Los albergues se encuentran en las localidades de Nicanor y Peñitas y en ellos "se les brindará atención médica y se les aplicará controles biométricos de seguridad a todos los migrantes irregulares", indicó en un comunicado la Secretaria de Comunicación del Estado.

El Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), responsable de la instalación de los dos nuevos campamentos, ya gestiona el albergue Mas Di en la localidad de Metetí, precisó la nota oficial.

Según las autoridades migratorias, actualmente hay cerca de mil migrantes en territorio panameño que buscan cruzar Cetroamérica, a pesar del cierre de las fronteras, y llegar a Estados Unidos.

"El Gobierno de Panamá reafirma su posición de mantener la frontera con Colombia cerrada a los flujos migratorios irregulares que afectan la región, así como el compromiso de seguir tomando todas las medidas sanitarias y de seguridad necesarias para que estos migrantes no representen un riesgo de salud o de seguridad para la población panameña", indicó el Gobierno.

El paso de migrantes irregulares por Centroamérica es un fenómeno que aumentó especialmente en los últimos meses y que genera tensiones entre los países de la región.

"Panamá hace un llamado a los migrantes para que eviten estos flujos irregulares a través de las trochas, ríos y territorios selváticos del Darién, donde ponen en riesgo sus propias vidas al intentar cruzar de un país a otro", instó el comunicado.

La frontera panameña con Colombia se encuentra cerrada desde el pasado 9 de mayo como respuesta a la crisis de los migrantes cubanos que azotó la región entre finales de 2015 y el primer trimestre de este año.

Miles de cubanos se quedaron entonces varados en Panamá y Costa Rica y finalmente tuvieron que ser trasladados a México en un operativo especial.

Temas relacionados