Pandillas, un problema de seguridad nacional para El Salvador

En ese país centroamericano, las llamadas maras son una amenaza constante para toda su población. Francisco, un joven de 21 años, es sólo ‘un caso más’.

AFP

 En El Salvador el dilema es: o te integras a la mara o te pierdes. Esa segunda opción fue la que escogió Francisco, un joven de 21 años que decidió abandonar su pueblo en el centro de El Salvador y que, a través de una crónica del periodista Daniel Valencia para el portal El Faro, se vuelve un rostro más entre tantos que han sufrido con el mayor drama que azota a ese país centroamericano: la dificultad (o casi imposibilidad) de huir de la violencia.

Para Francisco, un joven mecánico, la amenaza llegó después de que se rehusara a integrar la pandilla Barrio 18. Este tipo de bandas delincuenciales representan hoy para El Salvador un problema de seguridad nacional.

Después de huir de su casa en el municipio de San Martín (El Salvador), Francisco y 20 personas más, entre ellas nueve menores de edad que recibieron amenazas similares, llegaron al municipio de Cuascatlán, conocido por tener los índices de desarrollo más altos del país. La decisión de llegar allí la tomaron junto con los agentes de la Policía que los escoltaron durante todo el camino. Para poder sobrevivir, debían pedir asilo en la embajada de Estados Unidos o Canadá. Y eso fue lo que hicieron, sin ningún éxito.

Decidieron entonces alojarse a un costado del parque Madreselva y gracias a la ayuda de vecinos y la Iglesia del barrio, pudieron comer y tener elementos de limpieza básicos. “Para entonces su caso se viralizó en las redes sociales, y movió al diputado de Arena, Ernesto Angulo, quien llegó al parque, les regaló una tienda de campaña y aprovechó los micrófonos para despotricar contra las políticas de seguridad del gobierno”, escribe Daniel Valencia en su crónica publicada en elfaro.com.

“Si algo logró esta semana de caos la familia desplazada en Madreselva es poner en el foco de atención algo que se vive a diario en todo el país”, agrega Valencia. Si bien no hay en El Salvador una cifra exacta que registre el número de desplazados, “porque ni la Policía ni la Fiscalía registra estos casos” explica la crónica, los expertos en desplazamientos humanos sugieren que hay miles de salvadoreños huyendo de las pandillas anualmente.

Ve aquí el artículo publicado en el periódico digital El Faro

Vea aquí la cronología del problema de las pandillas en El Salvador

Temas relacionados

 

últimas noticias

La “revolución de la muerte” de Jim Jones

¿Por qué Tijuana no quiere más migrantes?