Papa pide a Dios convertir el corazón de los violentos tras atentados en Pakistán, Australia y Yemen

El hecho más grave ocurrió en Pakistán donde los talibanes atacaron una escuela y mataron a 141 personas, entre ellas 132 niños.

AFP

El papa Francisco denunció el miércoles en la plaza San Pedro los atentados perpetrados en Pakistán, Australia y Yemen, pidiendo a Dios "convertir el corazón de los violentos".

"Me gustaría orar junto a ustedes por las víctimas de los actos terroristas cometidos en estos últimos días en Australia, Pakistán y Yemen", dijo el papa en tono grave tras la audiencia semanal.

"Que el señor acoja en su paz a los difuntos, aporte consuelo a las familias y convierta el corazón de los violentos", dijo el jefe de la Iglesia católica.

Los talibanes mataron el martes a 141 personas, entre ellas 132 niños, en una escuela del noroeste de Pakistán, en el peor atentado de la historia del país.

Un total de 26 personas, entre ellas 16 colegialas, murieron el martes en dos atentados con coche bomba perpetrados por Al Qaida en Rada, en el centro de Yemen.

Una toma de rehenes en Sídney por parte de un hombre de origen iraní se saldó el lunes con la muerte de dos personas y del secuestrador.