Papa pide a Venezuela y Colombia que superen con solidaridad las dificultades

En estos términos se expresó el papa Francisco desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano durante su discurso después del rezo del Ángelus dominical.

EFE

 El papa Francisco se refirió este domingo a la "dolorosa situación que se ha creado en la frontera" de Venezuela y Colombia, cerrada desde el pasado 19 de agosto, para asegurar a ambos países que "con espíritu de solidaridad y fraternidad, se pueden superar las actuales dificultades".

En estos términos se expresó el papa Francisco desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano durante su discurso después del rezo del Ángelus dominical.

"En estos días, los obispos de Venezuela y Colombia se han reunido para examinar juntos la dolorosa situación que se ha creado en la frontera entre ambos países", dijo el papa, pronunciando la frase en español.

"Veo en este encuentro un claro signo de esperanza. Invito a todos, en particular a los amados pueblos venezolano y colombiano, a rezar para que, con un espíritu de solidaridad y fraternidad, se puedan superar las actuales dificultades", agregó.

El pasado 19 de agosto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el cierre de la frontera con Colombia después de que tres miembros de la fuerza armada venezolana y un civil resultaran heridos en un enfrentamiento con presuntos contrabandistas.

Según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), desde entonces al menos 1.355 colombianos fueron deportados.

Otros 15.000 colombianos han regresado por su propia cuenta al país procedentes de Venezuela ante el miedo de la deportación, agregó el organismo en un balance divulgado recientemente.

Este mismo sábado el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, fue recibido en Cúcuta por centenares de colombianos que fueron deportados o decidieron regresar de Venezuela, quienes le manifestaron el drama que viven y pidieron justicia.

Vestidos muchos de ellos con camisetas amarillas de la selección colombiana de fútbol y con globos de colores en los que habían escrito palabras como "justicia", "vivienda digna", "salud", "educación" o "respeto", los colombianos reclamaron sus derechos en la visita que Almagro hizo al albergue instalado en el coliseo municipal de Cúcuta.

Antes de la llegada del jefe de la OEA se escucharon por altavoces canciones típicas como el bambuco "Soy colombiano", que habla del orgullo de haber nacido en este país andino.

Almagro llegó al albergue en compañía de la canciller colombiana, María Ángela Holguín; del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y del embajador del país en la OEA, Andrés González Díaz, para ver sobre el terreno la situación de los deportados por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.