PEGIDA, el movimiento antimusulmán que agita a Alemania

Se trata de una campaña que recogió 213.000 firmas de apoyo en menos de una semana y se propone alcanzar la cifra del millón en las próximas semanas.

Integrantes del movimiento Pegida marchan por las calles de la ciudad oriental alemana de Dresde en contra de la islamización. AFP

 Una campaña en internet, nacida como iniciativa privada contra el movimiento islamófobo alemán "Patriotas europeos contra la islamización de Occidente" (Pegida), ha recogido ya 213.000 firmas de apoyo en menos de una semana y se propone alcanzar la cifra del millón en las próximas semanas.

La iniciativa, que lleva por nombre "Por una Alemania diversa. NoPegida", se abrió poco antes de las fiestas de Navidad y ha tenido un eco en el país como respuesta a las manifestaciones que desde hace semanas convoca ese movimiento islamófobo en Dresde (este).

La campaña en internet está impulsada por un ciudadano, Karl Lempert, de 49 años y vecino de Hannover (centro), preocupado por el auge de Pegida, que en su última marcha, el lunes de la semana anterior, convocó a 17.000 manifestantes.

Pegida es un movimiento supuestamente cívico o apartidista, pero que aglutina en su interior tanto a seguidores de la ultraderecha alemana como al pujante partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD).

El presidente alemán, el independiente Joachim Gauck, alertó en su discurso navideño contra esa organización y contra todo tipo de xenofobia, mientras que la canciller Angela Merkel ha condenado desde su aparición, hace unos meses, el movimiento Pegida.

En declaraciones este domingo al semanario "Der Spiegel", el exministro de Interior, Hans Peter Dietrich, atribuyó el auge de Pegida a la supuesta línea poco conservadora de la canciller, lo que a su juicio da alas a movimientos "a la derecha" de sus filas cristianodemócratas.

Este pronunciamiento han causado cierto revuelo entre la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), a la que pertenece el exministro de Merkel.

Las manifestaciones de Pegida alcanzaron el pasado lunes, en su décima convocatoria semanal consecutiva, su respuesta más masiva, con 17.000 participantes, incluidos ciudadanos no identificables como ultraderechistas.

La marcha discurrió por el centro de la ciudad sajona entre cánticos de villancicos navideños y centenares de banderas alemanas.

En paralelo discurrieron, en Dresde y en otras ciudades del país, marchas en defensa de la tolerancia, el derecho de asilo y la Alemania multicultural.

Temas relacionados