Penúltimo debate republicano refleja tensión entre campañas de Donald Trump y Ted Cruz

AFP

El penúltimo debate entre aspirantes a la nominación del Partido Republicano a la Casa Blanca antes de que empiecen las primeras votaciones en Iowa reflejó la tensión creciente que durante las últimas semanas han mantenido las campañas de los dos precandidatos en cabeza, Donald Trump y Ted Cruz.

En el encuentro menos numeroso que han mantenido los conservadores hasta la fecha, que contó tan sólo con la presencia de siete aspirantes, el magnate inmobiliario y el senador por Texas se enzarzaron con dureza por el lugar de nacimiento de Cruz y por la definición de "valores neoyorquinos".

"Mucha gente sabe exactamente cuáles son los valores de Nueva York", respondió el senador Cruz al ser preguntado por los moderadores de Fox Business a qué se refería cuando utilizó este concepto contra Trump, oriundo de la Gran Manzana.

"Hay muchos hombres y mujeres trabajadores maravillosos en el estado de Nueva York, pero todo el mundo entiende que los valores en la ciudad de Nueva York son progresistas en materia social, proaborto, defensores del matrimonio gay... centrados en el dinero y los medios", clarificó Cruz.

Este aparente ataque, sin embargo, permitió al magnate vivir uno de sus momentos más dulces de la noche, al invocar como los auténticos valores neoyorquinos los que se mostraron tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas.

"Nueva York es un sitio genial, que tiene a gente magnífica. Cuando derribaron el World Trade Center vi algo que en ninguna otra parte del mundo podría haber ocurrido de una forma tan bonita y humana como en Nueva York", respondió Trump, arrancando de forma inmediata los aplausos del público y del propio Cruz.

"Dos edificios enteros cayeron, miles de personas murieron, y los trabajos de limpieza empezaron al día siguiente. Fue quizá la limpieza más horrorosa de la historia. Yo estaba allí y jamás he visto algo así. La gente de Nueva York luchó, luchó y luchó. El olor de la muerte estuvo con nosotros durante meses", apuntó.

"Pero reconstruimos el centro de Manhattan, todo el mundo lo vio y todo el mundo ama Nueva York y a los neoyorquinos", concluyó Trump, quien afeó el comentario sobre los "valores neoyorquinos" a Cruz y lo calificó de "muy insultante para mucha gente".

El otro gran rifirrafe de la noche se produjo cuando los moderadores preguntaron a Cruz sobre las palabras de Trump, quien anteriormente había puesto en duda que éste tuviese el aval de la Constitución para ser presidente por haber nacido en Canadá.

"Trump dijo en el pasado que no veía problema tras consultar con sus abogados en que hubiera nacido en el extranjero... pero ahora sus números en las encuestas están cayendo", aseguró Cruz.

El senador, que aventaja por un estrecho margen a Trump en Iowa, primer estado del proceso de primarias para ganar la nominación del partido, dijo que su elegibilidad está apoyada por expertos constitucionales y por precedentes como la candidatura del senador Jonh McCain en 2008, pese a que nació en Panamá.

"Nos debemos de enfocar en otras cosas, como en quién está preparado para ser comandante en jefe... no voy a seguir consejos legales de Trump", aseguró Cruz.

Trump, por su parte, aseguró que decidió sacar a la palestra el nacimiento de Cruz en Canadá porque teme que los demócratas lo demanden si es elegido el candidato presidencial republicano para las elecciones de noviembre.

Al margen de la tensión mostrada entre los dos precandidatos en cabeza, todos los aspirantes coincidieron a rebatir el optimismo desplegado por el presidente de EE.UU., Barack Obama, el pasado martes en su discurso sobre el Estado de la Unión, con calificativos que fueron desde "cuento maravilloso" (Chris Christie) hasta "universo alternativo" (Jeb Bush).

El de hoy fue el penúltimo debate que los republicanos mantuvieron antes de que tengan lugar las primeras votaciones de primarias el próximo 1 de febrero en el estado de Iowa, un proceso que concluirá con la nominación formal del candidato a la Presidencia en julio.