Persiste la violencia en Siria, Al Asad niega responsabilidades

Denuncian violaciones al plan de paz propuesto por Kofi Annan.

El gobierno sirio negó este domingo que haya habido una matanza en Treimsa (centro), donde el jueves murieron al menos 150 personas, según opositores, en momentos en que observadores de la ONU preveían volver a esta localidad y el ejército seguía bombardeando bastiones rebeldes. Las tropas del régimen sirio no utilizaron helicópteros ni artillería pesada en la operación sangrienta del jueves en Treimsa, afirmó este domingo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Jihad Makdesi, quien negó que hubiera habido una "matanza".

El ejército "usó transportes de tropas de tipo BMB, armas ligeras, lanzacohetes. No se recurrió a aviones, ni a tanques, ni a helicópteros ni a artillería", afirmó Makdesi en una conferencia de prensa."Hablar de recurso a la artillería pesada carece completamente de fundamento", insistió.

En una nota dirigida al Consejo de Seguridad de la ONU, el mediador Kofi Annan denunció el uso en Treimsa "de artillería, de tanques y de helicópteros", confirmado por los observadores de las Naciones Unidas, y estimó que se trataba de una violación del plan de paz oficialmente aceptado por Damasco."La carta de Kofi Annan ha sido muy precipitada y no se basa en los hechos", afirmó Makdesi.

Según él, "no hubo una matanza. Lo que sucedió (es que) hubo combates con grupos armados que ignoraron el plan de Kofi Annan para resolver la crisis en Siria"."Grupos terroristas atacaron la aldea e instalaron sedes de mando y aterrorizaron y torturaron a los habitantes", dijo."No fue un ataque del ejército contra civiles, sino combates entre el ejército regular y grupos armados", insistió.

La oposición y algunos países calificaron de "masacre" lo ocurrido en Treimsa. El sábado, el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan habló de "tentativa de genocidio".

La misión de observación de la ONU en Siria había indicado el sábado que el ataque del ejército sirio en Treimsa "parecía dirigido contra grupos y viviendas específicas, en su mayoría de desertores y militantes". Según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres, más de 150 personas, entre ellas decenas de rebeldes, murieron el jueves en Treimsa.

La violencia dejó este domingo por lo menos 15 muertos, tras los 115 fallecidos, entre ellos 50 civiles, del sábado, según el OSDH.Por otra parte, casi seis horas de bombardeos intensos se pudieron oír la noche del sábado a unos 30 km al oeste de Alepo, la gran ciudad del norte de Siria, constató un periodista de la AFP.

Este domingo, la opositora Comisión General de la Revolución Siria, indicó que murieron cuatro personas en Alepo cerca de una escuela, víctimas de disparos de obuses.

En el plano diplomático, el presidente ruso Vladimir Putin se reunirá el martes en Moscú con Annan con la esperanza de dar un impulso al plan de paz para resolver la crisis en el país, anunció este domingo el Kremlin. "Rusia subrayará su apoyo al plan de paz de Kofi Annan", añadió.También se prevé que el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, viaje la semana que viene a China, que junto con Rusia bloquea cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU contra el régimen sirio de Bashar al Asad.

Desde que empezó la revuelta contra el régimen de Asad, en marzo de 2011, más de 17.000 personas murieron en el país, según los observadores y las organizaciones no gubernamentales, en un conflicto que se está convirtiendo en una guerra civil.