A pesar de los malos augurios, Brasil cumplió con los Juegos Olímpicos

La mayoría de los visitantes declaró que el país había superado sus expectativas. ¿Qué sigue ahora para el país?

El capitán de la selección de fútbol, Neymar Jr., le dio el cierre perfecto a los Olímpicos de Brasil: una medalla de oro.  /AFP
El capitán de la selección de fútbol, Neymar Jr., le dio el cierre perfecto a los Olímpicos de Brasil: una medalla de oro. /AFP

Días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto, todo indicaba que Brasil rompería todos los récords en incumplimiento por demora en la construcción de las obras, inseguridad, mal planeación de las competencias, poco control de la epidemia del zika y una grave crisis social, política y económica.

Sin embargo, los Juegos Olímpicos dejan más cosas positivas que negativas para el país. De acuerdo con la analista brasileña radicada en Colombia, Beatriz Miranda Cortes, “Brasil cumplió, a nivel nacional a internacional se bajó el tono con relación a los Olímpicos. El país, en medio de una crisis política y económica, la más grave de la historia, logró cumplir con su compromiso con un evento de esta magnitud”. Ver más en: (http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/brasil-despues-de-los-olimpicos-video-649978)

Así lo confirman los visitantes que asistieron al país durante las competencias deportivas. Una encuesta realizada por la prensa nacional señala que un 87% de los turistas que llegaron al país le gustaría volver a Brasil y el 83,1% declaró que su visita superó sus expectativas. Los extranjeros calificaron de manera positiva la organización general de los Juegos y el transporte, mientras que la alimentación estuvo entre las cosas peor valoradas.

De acuerdo con datos oficiales, 541.000 turistas extranjeros entraron al país desde el 1˚ de julio hasta el 15 de agosto. En la primera quincena de agosto entraron 231.000 visitantes.

Miriam Leitao, columnista del diario O’Globo, señaló que el evento termina con un saldo positivo para Brasil, no por las medallas ganadas sino por la imagen internacional.

Roger Cohen resaltó en The New York Times que a pesar de la cobertura negativa de muchos medios (favelas, pobreza, etc.) el evento había sido un éxito. “Los Juegos Olímpicios han sido quizás inciertos, pero como el mismo Brasil, terminaron como los más felices”.

Y es que si bien se presentaron cosas como obras inconclusas en la Villa Olímpica o el agua verde de las piscinas, los periodistas extranjeros y los asistentes a las justas reconocieron la capacidad organizativa de Brasil.

Incluso los brasileños le encontraron su lado bueno. Antes del inicio de las competencias deportivas, el 63%estaba en contra de su realización. Hoy el balance es positivo, pues la asistencia fue alta y los habitantes de Río de Janeiro, por lo menos, encontraron cosas como la extensión del metro a Barra de Tijuca o la construcción de vías rápidas para los buses como algo “muy positivo”.

Esta vez, contrario al mundial de Fútbol de 2014, los brasileños quedan conformes. No hubo los sobrecostos de ocasiones pasadas y las mejoras quedan para beneficio de los locales, explica la prensa brasileña.

Eso sin contar con los logros a nivel deportivo.Brasil fue el país de América Latina que consiguió más medallas. La más representativa, quizás, la de la selección de fútbol comandada por Neymar que logró la primera medalla olímpica para su país en esta disciplina.

Los Juegos de Rio quedaron en la memoria de todos como los Juegos de Usain Bolt, Michael Phelps, Simone Biles... y de Neymar. La seleçao colgó al fin en su vitrina el único trofeo importante que le quedaba por ganar, acabando con una maldición que duraba toda la vida.

Este domingo, todavía con el éxtasis del oro en fútbol, el mundo volvió a mirar al Maracaná, en donde Río despidió los Juegos a ritmo de carnaval. El presidente interino, Michel Temer, no estuvo en la clausura para evitar nuevos abucheos que evidencian que la política apenas tuvo un descanso.

Este lunes el país despierta a su compleja realidad: el desempleo aumentó un 12%, el déficil fiscal llega al 10% y el jueves comienza la etapa final del juicio contra la presidenta, Dilma Rousseff.

 

últimas noticias