Petición de perdón de Morales a indígenas no frena el conflicto

Los sublevados exigen una ley que prohíba carreteras en el parque nacional.

La reconciliación indígena con el arrepentido presidente de Bolivia, Evo Morales, pasa aparentemente por la aprobación de una ley que prohíba expresamente una carretera por el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), una demanda que se enarbolará como bandera en la reanudación de la marcha a La Paz en los próximos días. Morales pidió perdón a los indígenas en un mensaje a la nación el miércoles por la noche. "Que me disculpen, que me perdonen", señaló y volvió a deslindar responsabilidades respecto a la orden dada a la policía para que arremetiera con brutalidad, sin discriminar a niños, mujeres, ancianos y varones el pasado domingo, a la vera de los caminos.

"No, no se puede entender que, por un lado, el presidente pida perdón pero, por el otro lado, esté impulsando un referéndum en dos departamentos, cuando los habitantes del TIPNIS decimos que no queremos la carretera", manifestó Fernando Vargas, un portavoz del TIPNIS. La presidenta de las mujeres indígenas de las tierras bajas, Justa Cabrera, había afirmado, días antes de producirse esta petición presidencial, que será muy difícil olvidar tanto atropello por parte del Gobierno. "Por favor, que no nos llamen hermanos, porque a ningún hermano se le maltrata así", exclamó.

La Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB), que agrupa a 30 etnias, ha difundido un documento en el que exige al presidente que "tome la decisión histórica de modificar el proyecto a través de una ley que establezca expresamente que la carretera no va a entrar por el TIPNIS". Como territorio indígena, la Carta Magna consagra sus derechos a la libre determinación y autogobierno.

Mientras tanto, en La Paz, la Asamblea Legislativa Plurinacional (APL) someterá a consideración un proyecto de "ley corta" del Gobierno para aprobar formas de consulta vinculante sobre la viabilidad de la carretera por el TIPNIS, como una fórmula que permita suspender la marcha prevista y solucionar el conflicto.

Sin embargo, de momento, los conflictos no cesan. El multitudinario apoyo a los indígenas en todas las ciudades del país, el pasado miércoles, ha servido para que todos los sectores desempolven acuerdos que, supuestamente, ha incumplido el Gobierno del presidente Morales. Así, el Movimiento Sin Miedo, ex aliado gubernamental, ha comenzado gestiones para entablar un juicio político por genocidio contra Morales y su gobierno y, otro, por daños económicos al Estado. Asimismo en las filas de la policía existe un profundo malestar ante el anuncio realizado por el Gobierno de sancionar individualmente a quienes hayan cometido excesos en la represión a la columna indígena.

Temas relacionados

 

últimas noticias