Piden atención psicológica para policías tras una ola de suicidios

En los últimos quince días cinco agentes uruguayos se quitarn la vida.

El Sindicato Único de Policías de Uruguay (SUPU) reclamó este martes una mayor atención psicológica para los miembros de este cuerpo de seguridad, después de que en los últimos quince días cinco agentes se quitaron la vida.

"Las causas de los suicidios en policías son diversas, pero es cierto que están sometidos a una gran presión en su trabajo, a la que se le suma la presión económica", contó a Efe el secretario general de SUPU, Luis Clavijo.

El sindicalista criticó la "carencia de psicólogos dentro del cuerpo policial", así como la "falta de cobertura social a las familias del policía que se suicida" y a sus compañeros de trabajo.

Para Clavijo, el origen de estas muertes se debe a muchas causas causas, aunque una gran parte de ellos derivan del "estrés patológico" o del "síndrome del burnout" que, según advirtió, "arrastra a otros problemas como el alcoholismo o la corrupción".

En este sentido, el policía apuntó que desde la SUPU se imparte talleres que buscan "concienciar a los agentes de los riesgos del estrés, y romper con los tabúes que les impiden solicitar atención psicológica".

Precisamente, uno de los problemas en este aspecto es que, dado que muchos de los agentes suicidas emplean su arma reglamentaria, el protocolo indica que cuando los policías piden atención psicológica, lo primero que se hace es retirarles la pistola.

"Y eso es contraproducente, ya que provoca que los agentes tengan miedo de pedir ayuda porque no quieren que les retiren el arma", dijo.

El sindicalista policial agregó que muchos agentes en Uruguay tienen que recurrir al denominado "servicio 222", la prestación de servicios de seguridad a privados en uniforme oficial, autorizado por las autoridades si se realiza fuera de horario de servicio, para redondear su sueldo.

Y precisamente, este servicio no lo pueden realizar sin su arma reglamentaria.

El suicidio es la principal causa de muerte de policías en Uruguay, de forma tal que, por cada agente que cae en acto de servicio, cuatro se quitan la vida, según los últimos datos hechos públicos en 2012, a los que se refirió el dirigente sindical.

Uruguay posee, junto con Cuba, la tasa más alta de suicidios de América Latina, y según datos oficiales en el país se quitan la vida 16,6 personas por cada 100.000 habitantes, una tasa similar a la de las naciones escandinavas.

Los datos sorprenden en un país con altas tasas de crecimiento económico y empleo, y que suele aparecer en los primeros lugares del Índice Latinoamericano de Desarrollo Humano que realiza la ONU.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil

La bodega de la muerte en México