“Es poco probable que la Corte diga que no tiene competencia”: Juan Ramón Martínez

El internacionalista de la U. del Rosario habló con El Espectador acerca de la decisión que tome la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre su competencia para conocer y fallar sobre dos nuevas demandas de Nicaragua contra Colombia.

Juan Ramón Martínez fue asesor en políticas públicas del Gobierno. / Cristian Garavito

Específicamente, ¿sobre qué tema decidirá la Corte este jueves?

Sobre lo que se denominan excepciones preliminares. El 26 de noviembre de 2013, Nicaragua decidió iniciar una demanda contra Colombia, complementada con otra que había sido presentada en septiembre de ese año. La primera, referida a solicitar derechos de lo que es la plataforma continental extendida y una segunda demanda por un supuesto incumplimiento de la sentencia del 19 de noviembre de 2012, por parte de Colombia, y a su vez señalaron presuntas violaciones a derechos soberanos a partir de lo que puede ser una amenaza por el uso de la fuerza.

Colombia ha dicho que la Corte no es competente para estudiar las dos peticiones de Nicaragua, pero de acuerdo con las decisiones similares, ¿cree que la Corte se declarará competente?

Es un tema complicado, no hay una verdad absoluta de la lectura que hará la Corte. Es poco probable que no acepte la demanda, así que posiblemente decida estudiar los dos temas de fondo, aunque ojalá que no sea así.

¿Por qué cree que la Corte pueda decir que es competente?

Porque Colombia aduce que ya no forma parte del Pacto de Bogotá, y la Corte ya no tendría por qué asumir conocimiento del caso. Sin embargo, la Corte va a decir que sí es competente porque en el mismo artículo 56, en su primer párrafo, se alude que existe competencia hasta un año después de que un país se haya retirado del pacto y que por lo tanto podría decidir estudiar el caso a fondo.

Eso haciendo referencia a la demanda por incumplimiento, pero, ¿en el caso de la plataforma continental?

Colombia aduce el concepto de cosa juzgada y señala que la sentencia del 19 de noviembre de 2012 elimina la pretensión de Nicaragua sobre la plataforma continental, porque ya hubo un fallo, pero si la Corte acepta estudiar la otra demanda, puede decir que estudiará la de la plata forma también.

Retirarse del Pacto de Bogotá implica que Colombia no reconoce la competencia de la CIJ, ¿Por qué entonces aceptamos que estudiaran si son o no competentes para estas nuevas demandas de Nicaragua?

Ese es el punto de discusión. Durante 2013 siguió existiendo ese vínculo jurídico que ata a la Corte Internacional de Justicia. Ese año pudieron iniciar excepciones ante el tribunal para dirimir conflictos entre Estados adscritos al Pacto de Bogotá. Con esa decisión, del 19 de noviembre, Nicaragua entendió que podía iniciar acciones legales el año siguiente.

El expresidente Uribe propuso anticiparse y decir que no reconoce la jurisdicción de la Corte, sin importar cuál sea el fallo. ¿Cuáles serían las implicaciones para Colombia si se toma esa decisión?

Es un gran error jurídico en el contexto del Derecho Internacional. Esas voces fueron las que generaron la tercera demanda contra el país sobre el supuesto incumplimiento de la sentencia del 19 de noviembre de 2012. Nicaragua señala varias afirmaciones hechas por la ministra de Relaciones Exteriores y el presidente, en el sentido que rechazan la decisión de la Corte. Hay que darnos cuenta de que más allá del impacto mediático de lo que se diga, esto puede derivar en situaciones adversas a lo que fue la demanda.

¿A cuáles declaraciones irresponsables se refiere?

Señalar ante los medios de comunicación la posibilidad de incumplir el fallo. Fue un error la emisión del Decreto 1946, esto fue destinado y sumado a algunas voces que hablaban de la posibilidad de llevar fuerzas navales colombianas en la zona, lo que constituyó un error que motivó la tercera demanda.

Si al final del litigio la Corte le da la razón a Nicaragua, ¿la plataforma continental llegaría casi hasta Cartagena?

No llega hasta allá. Hay una prolongación más hacia el noreste, que se enfocaría a lo que es Jamaica y Haití. En lo que tiene que ver con nuestra costa Atlántica no hay discusión de nuestros derechos.

¿Por qué el litigio es con nosotros si realmente esa plataforma no tiene que ver con el mar de nuestra costa Caribe?

Lo que alega Nicaragua es que como en el párrafo 251 la Corte dijo que no podía admitir derechos de plataforma continental, le pide que defina con claridad hasta dónde va. El problema implicaría ir más allá de lo que ya había sido adjudicado en 2012 a Nicaragua, esa es la razón de la segunda demanda.

Si la Corte se declara competente en los dos casos, ¿cuánto duraría el proceso?

Depende, podríamos estar hablando de 5 a 10 años. Solamente la demanda que fue presentada por Nicaragua en la primera oportunidad se demoró 11 años. Aunque ahora la Corte es más rápida.

Si este jueves la Corte se declarara competente, ¿podría Colombia retirarse y desconocer su mandato?

Jurídicamente no se puede hacer. Hay casos en donde los Estados se han demorado en la interpretación de la sentencia. El artículo 94 de la Carta de Naciones Unidas genera una obligación a todos los Estados involucrados y es cumplir las sentencias de la CIJ. Es decir, jurídicamente no es posible.

¿Hay países que hayan incumplido una sentencia?

Hay casos en donde se han demorado en implementar la sentencia, pero no que hayan incumplido.

Si la corte dice que si es competente. ¿Es una mala noticia para el país?

No necesariamente. Es un pleito ante un escenario internacional que tiene el primer round este 17 de marzo. Está orientado a justificar la competencia de la Corte Internacional de justicia.

¿El siguiente “round” sería cuál?

Otro round, sería argumentar por qué entiende que no existen derechos alegados por Nicaragua sobre la plataforma continental y demostrar por qué entendimos que el tema no es de incumplimiento sino de la dificultad de incorporación de este fallo tan complejo. En este punto pueden presentarse muchas voces y señalar que es una derrota.

¿La Corte tiene una tendencia a favorecer a Nicaragua? Lo digo porque después del fallo nos salimos del Pacto de Bogotá y ahora alegamos que la Corte no es competente ¿Ese mensaje no podría molestar a los magistrados?

Estamos hablando de un tribunal internacional que falla en derecho y esos aspectos que menciona no tendrían porque influir. Aunque hay que decir que las afirmaciones que se dieron después de la sentencia del 2012 fueron irresponsables.

 

últimas noticias