Polémica por excarcelación de un hombre que violó a 16 mujeres

Había sido condenado en 1997 a 169 años de cárcel.

El "loco del chándal", un asesino responsable de múltiples agresiones sexuales liberado en España tras una decisión del tribunal de Estrasburgo, está bajo vigilancia policial, afirmaron este sábado las autoridades ante la preocupación social por la posibilidad de que vuelva a actuar.

Manuel González González, condenado en 1997 a 169 años de cárcel por haber agredido a 16 mujeres y matado a una de ellas, fue liberado el viernes de una cárcel de Barcelona, en el noreste de España.

Su excarcelación fue posible gracias a un fallo dictado el 21 de octubre por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo contra la denominada "doctrina Parot", un sistema de cálculo de la reducción de penas que permitía prolongar el tiempo de reclusión de presos con múltiples condenas.

Imágenes de televisión lo mostraron saliendo a pie de prisión con la cara totalmente tapada por una bufanda, unas gafas de sol y un gorro que no permitían reconocer el rostro de un hombre que pasó 20 años encarcelado, pese a lo cual se sospecha que no está rehabilitado.

"Se puede presuponer, y en este caso parece que es así por lo que dicen los expertos, que no se ha podido curar de esta tendencia", afirmó el responsable de Interior del gobierno regional catalán, Ramón Espadaler, a la emisora Catalunya Ràdio.

"Somos muy conscientes que este es un tema que provoca un lógico malestar", agregó, ante la preocupación de sus víctimas. La justicia pidió "que se realice una vigilancia y un seguimiento no intrusivo", afirmó. "El jueves mismo la policía recibió instrucción de la fiscalía provincial de tomar las medidas oportunas" y se está haciendo "escrupulosamente".

Sin embargo, "es un ciudadano que está en libertad" y "no tiene a un policía a su lado", precisó.

Tras el fallo del TEDH, la justicia española excarceló a decenas de presos, la mayoría miembros de la organización armada independentista vasca ETA, pero también varios agresores en serie, entre ellos los conocidos como el "violador del portal" y el "violador del ascensor", condenados respectivamente a 1.721 y 273 años.

La liberación de González es sin embargo la primera por la que se anuncian medidas de vigilancia en reacción a la preocupación social.

El jueves, en previsión de su excarcelación, los magistrados de la Audiencia de Barcelona habían reunido a varias de sus víctimas para darles "información oficial y veraz" sobre el caso y proponerles ayuda psicológica.

El hombre, apodado "el loco del chándal", había cometido sus agresiones entre 1991 y 1993. Vestido con un chándal, se acercaba de sus víctimas por detrás y las agredía con una navaja.

Según los medios españoles, que citan un informe médico, presenta todavía "un riesgo alto de reincidencia en delitos violentos" dado que se negó a recibir tratamiento en prisión.

Por el "alto grado de sentimiento de hostilidad y venganza mostrado hacia el sistema judicial y penitenciario, no se puede descartar otros objetivos u otros actos de violencia", según el informe.

 

Temas relacionados