Policía cierra parte del centro de Sídney por toma de rehenes

En el lugar se ve una bandera negra con un texto en árabe en el que se lee "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es el mensajero de Dios".

Agencia EFE

La Policía australiana cerró parte del centro de Sídney después de la aparente ocupación de un popular café de la zona y la toma de un número indeterminado de rehenes, informaron medios locales.

Dos supuestas rehenes, ambas mujeres, sujetan contra el cristal de la entrada una bandera negra con un texto en árabe en el que se lee "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es el mensajero de Dios".

La cadena local ABC afirma que no es un emblema del Estado Islámico (EI), sino una shahada o declaración de la fe islámica.

Desde el exterior del café Lindt se puede ver que una de las mujeres tiene los ojos cerrados y detrás se vislumbra a un hombre con un pañuelo o algo en la cabeza.

Según el canal 9 de la televisión australiana, se trata de un hombre armado con presuntos vínculos con una organización terrorista y tiene al menos 13 rehenes dentro del café, pero la Policía no ha confirmado hasta el momento estos datos.

Alrededor de la zona hay unas dos docenas de personal de unidades especiales y otro medio centenar de agentes y detectives vestidos de civil y con chalecos antibalas.

Casi todos los medios australianos emiten en directo desde el lugar de los hechos, en la zona financiera de Martin Place, en donde se encuentra el Banco de la Reserva, el centro de noticias del Canal 7 y cerca del parlamento estatal de Nueva Gales del Sur.

El área de Martin Place y la Casa de la Ópera de Sídney han sido evacuadas, mientras que los autobuses que transitan por la zona han sido desviados, según la ABC.

El Gobierno ha convocado una reunión de la Comisión Nacional de Seguridad, por lo que el primer ministro del país, Tony Abbott, ha descrito como un "incidente muy preocupante".

El liberal Abbott garantizó que las fuerzas de seguridad actuarán de manera "profesional".

Este secuestro coincide con la detención, en un operativo separado, de un hombre de 25 años en el noroeste de Sídney por presuntos delitos por terrorismo.

El arresto está vinculado a un plan para perpetrar un ataque terrorista en suelo australiano y la facilitación del desplazamiento de ciudadanos australianos a Siria, según medios locales.

En septiembre pasado, las autoridades australianas elevaron la alerta terrorista a "alto" por la posibilidad de posibles ataques terroristas a cargo de una sola persona, pequeños grupos o grandes organizaciones.