Poroshenko denuncia ante la Unión Europea que rebeldes prorrusos violan la tregua

Dos soldados ucranianos murieron y otros veinte resultaron heridos en enfrentamientos con tropas prorrusas pesé a la tregua pactada hace más de un mes.

Petró Poroshenko / AFP

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, denunció ese sábado ante la Unión Europea (UE) las continuas violaciones por parte de las milicias prorrusas de la tregua declarada el 9 de diciembre en el este del país.

Al reunirse en Kiev con el ministro de Exteriores letón, Edgard Rinkevics, cuyo país ostenta este semestre la Presidencia de la UE, Poroshenko destacó que la frontera ruso-ucraniana sigue abierta de par en par a la entrada de armamento para los insurgentes.

En su opinión, esto impide el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, que contemplan el trazado de una línea de separación entre ambos bandos, la retirada del armamento pesado de una zona de seguridad de 30 kilómetros de largo, y el control de la frontera.

Por su parte, Rinkevics subrayó que el único medio de reducir la escalada del conflicto en el este de Ucrania es aplicar los acuerdos de paz.

"Letonia siempre adoptó y adoptará una postura firme en relación con la inviolabilidad de las fronteras y la integridad territorial de Ucrania, al igual que sobre el no reconocimiento de la anexión ilegal de Crimea", dijo.

Y destacó la importancia de mantener la unidad entre Ucrania y los países miembros de la Unión Europea con vistas a la pronta reunión a nivel de ministros de Exteriores de los Veintiocho.

Dos soldados ucranianos murieron y otros veinte resultaron heridos en las últimas 24 horas en combates con las milicias prorrusas pese a la tregua declarada hace más de un mes por ambos bandos.

El mando militar ucraniano, quien denunció que durante la noche los rebeldes atacaron en 14 ocasiones sus posiciones, había informado este viernes sobre la muerte de otros cuatro militares.

Por su parte, los insurgentes acusaron a las fuerzas leales a Kiev de violar el alto el fuego en más de cuarenta ocasiones, incluido ataques contra zonas de Donetsk habitadas por población civil.

A su vez, la Cancillería ucraniana reconoció este sábado que las consultas por videoconferencia mantenidas el viernes por representantes de Kiev y de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk no dieron ningún resultado positivo.

Los ministros de Exteriores de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia acordaron ayer reunirse el próximo 12 de enero en Berlín con el fin de acercar posturas sobre una posible cumbre en Astaná, capital de Kazajistán, sobre el arreglo pacífico del conflicto.

Poroshenko adelantó a finales de 2014 que la citada cumbre tendría lugar el 15 de enero, pero la fecha no está confirmada.