Preguntas y respuestas de la política británica tras el Brexit

El anuncio de Boris Johnson, líder de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, de no presentar su candidatura para el cargo de Primer Ministro sacudió la política británica.

De izquierda a derecha: Michael Gove, Theresa May, Stephen Crabb, Liam Fox y Andrea Leadsom. /Agencia EFE

Lo que faltaba. Boris Johnson, líder del Brexit –cuyas consecuencias todavía son inciertas– anunció que no presentará su candidatura para sustituir a David Cameron como líder conservador y primer ministro británico. (Lea: Boris Johnson descarta ser candidato para sustituir a Cameron)

En una sorprendente declaración en Londres en medio de una gran atención mediática, Johnson dijo que él no es la persona adecuada para asumir la responsabilidad del Ejecutivo. Después del Brexit era visto como uno de los candidatos favoritos para asumir el liderazgo de la formación. El Partido Conservador cierra este jueves el plazo de presentación de candidatos para suceder a Cameron.

Hoy varios analistas británicos señalan que la campaña del Brexit se basó en grandes mentiras, que hoy están siendo rápidamente desenmascaradas. Sus promotores la centraron en falsedades y contradicciones. ¿Qué sigue ahora en la política británica?

¿Por qué un nuevo Primer Ministro?

David Cameron, que hizo campaña por la permanencia del Reino Unido en la UE, anunció el 24 de junio su intención de dimitir después de que los ciudadanos británicos votaran -con el apoyo del 51,9%- a favor de la salida del bloque comunitario.

¿Cuándo habrá nuevo líder?

Los "tories" deberán tener líder el 9 de septiembre, antes de la celebración del congreso anual de la formación, que se celebrará entre el 2 y el 5 de octubre en Birmingham, centro de Inglaterra.

¿Hasta cuándo se presentarán las candidaturas?

El plazo termina hoy. Los aspirantes son los diputados conservadores Theresa May, Michael Grove, Stephen Crabb, Liam Fox y Andrea Leadsom.

¿Quién decide?

El llamado Comité 1992, formado por el grupo parlamentario conservador, supervisará el proceso de elección si hay más de dos candidatos. Al ser así, los diputados "tories" harán una serie de votaciones hasta que queden solo dos aspirantes. La decisión final sobre cuál de ellos es el líder estará en manos de los afiliados.

¿Cuáles son los candidatos?

Theresa May: Ministra de Interior desde 2010, May, de 59 años, se ha ganado el calificativo de la "nueva Dama de Hierro" debido a su mano dura en el Gobierno. Se posicionó a favor de que el Reino Unido permaneciera en la UE, aunque tuvo un perfil bajo durante la campaña, pero en los últimos días se ha convertido en la principal rival.

Michael Gove: Ministro de Justicia bajo el Gobierno de David Cameron, Gove, de 48 años, es uno de los políticos conservadores más euroescépticos e hizo campaña con Boris Johnson a favor del "brexit". Gove, experiodista del diario "The Times", sorprendió al mundo político al anunciar su candidatura pues recientemente había manifestado su intención de trabajar con el exalcalde.

Stephen Crabb: Este político galés de 43 años es el ministro de Trabajo y Pensiones y respaldó la continuidad británica en el bloque europeo. Criado por su madre soltera en una vivienda de protección social, habló abiertamente sobre la importancia de las ayudas sociales y cuenta con el apoyo del ministro de Empresas, Sajid Javid.

Liam Fox: Exministro de Defensa, de 54 años, es un político euroescéptico que ocupó varias carteras bajo el Gobierno de John Major. También trabajó en el "gabinete en la sombra" bajo el liderazgo de William Hague cuando el partido estaba en la oposición. Fox se vio forzado a dimitir en 2011 por una polémica sobre una estrecha relación con el empresario Adam Werritty, quien acudía, según la prensa, al ministerio a verle sin tener el pase de seguridad requerido.

Andrea Leadsom: de 53 años, es la menos conocida de los candidatos. Entró en el Parlamento en las elecciones de 2010 y ocupa la Secretaría de Estado de Energía. Licenciada en Políticas, Leadsmon hizo una fuerte campaña a favor de la salida del Reino Unido de la UE y se mostró muy contraria a la inmigración.