Presidenta Kirchner denuncia complot en su contra por muerte de Alberto Nisman

El cadáver del fiscal Alberto Nisman fue hallado en el baño de su departamento con un disparo en la cabeza, previo a su comparecencia ante el Congreso para argumentar la denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Archivo AFP

La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, sorprendió este jueves cuando descartó que el fiscal Alberto Nisman se haya suicidado y enmarcó la polémica muerte del procurador como parte de un complot contra su gobierno.

Nisman, quien investigaba el atentado en 1994 a la mutual judía AMIA en Buenos Aires y acusó a Kirchner de encubrir a Irán en el caso, fue hallado muerto de un tiro en la sien el domingo, un día antes de rendir declaración ante el Congreso.

En un primer momento, las autoridades dijeron que su muerte había sido un suicidio, aunque luego se habló también de "suicidio inducido" y de asesinato.

Pero en una nueva carta publicada este jueves en su cuenta Facebook, la presidenta descartó el suicidio.

"El suicidio (que estoy convencida) no fue suicidio. Lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible", escribió Kirchner sobre este caso que ha conmocionado a los argentinos.

Nisman había acusado a la jefa de Estado y a su canciller Héctor Timerman de "confabular" para encubrir a exfuncionarios iraníes imputados de participar en el atentado a la AMIA, que dejó 85 muertos.

Pero según Kirchner, esa "acusación no sólo se derrumba, sino que constituye un verdadero escándalo político y jurídico".

La mandataria aseveró además que Nisman no sabía de la "operación contra el Gobierno" que no era la denuncia en sí misma, sino que "la operación era la muerte del fiscal después de acusar a la Presidenta, a su canciller".

Sara Garfunkel, la madre del fiscal que lo halló muerto, también descree del suicidio, tanto como su exesposa y madre de las dos hijas de Nisman, de 7 y 15 años.

La fiscal Viviana Fein dijo el jueves que la causa de Nisman sigue caratulada como "muerte dudosa".

El oficialismo cierra filas

El partido Justicialista (PJ) de gobierno cerró filas el jueves alrededor de la mandataria y emitió un documento en el que advierte sobre maniobras desestabilizadoras.

Refiriéndose a sectores económicos y judiciales y a medios de comunicación, el PJ asegura que "tratan de crear un marco propicio para enlodar la figura de la Presidenta con una clara finalidad desestabilizadora de las instituciones".

En este marco, las calles de Buenos Aires se llenaron con carteles que rezan: "No lo intenten, Cristina somos todos", firmados por el Movimiento Evita. 

Críticas opositoras

La carta de Kirchner provocó críticas de la oposición. "Esto es gravísimo. Pasar de alentar la hipótesis del suicidio al asesinato, tiene que tener consecuencias", dijo el senador Ernesto Sanz, de la socialdemócrata UCR.

En tanto, el diputado opositor Francisco de Narváez le espetó: "Usted no tiene el derecho de intervenir en la independencia de la Justicia con esta tragedia; le pido que deje actuar como una adolescente que busca condicionar desde su cuenta de Facebook".

Kirchner sólo se ha expresado a través de la red social desde que Nisman dio a conocer su acusación la semana pasada, provocando un cimbronazo político en el inicio de este año en el que están previstas elecciones presidenciales en octubre.

Difícil rompecabezas

Tras la publicación en internet de la denuncia, la Secretaría de Inteligencia desclasificó información que reveló que los supuestos espías del gobierno argentino en cuyos informes se basó la acusación no eran tales.

El gobierno considera que al fiscal le fueron aportados datos falsos por parte del exjefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Antonio 'Jaime' Stiusso, removido del cargo en diciembre.

Stiusso trabajaba estrechamente con Nisman desde que el fiscal fue designado en 2004 para investigar el atentado a la AMIA.

La denuncia de Nisman sostiene que el plan de encubrimiento pactado entre Buenos Aires y Teherán buscaba acuerdos para vender granos y carne a cambio de petróleo.

Pero en Argentina descalificaron la denuncia por "inconsistente". El exdirector de Interpol, Ronald Noble, negó que el gobierno de Kirchner le pidiera levantar las "alertas rojas" emitidas contra funcionarios iraníes acusados por el atentado contra la AMIA, como afirmó Nisman.