Presidente de Argentina bromea sobre la baja calificación que dio su padre a su gestión

Franco Macri, empresario de 86 años, calificó el primer año de su hijo en la Casa Rosada con un 5 sobre 10. Para Mauricio Macri, esa puntuación fue como "un 10 de otra persona".

AFP.

El presidente Mauricio Macri aseguró el martes que la calificación de 5 puntos que le puso su padre Franco a su primer año de gestión "es como un 10 de otra persona", debido a su constante exigencia.

"Teniendo en cuenta lo severo que es conmigo, un 5 es como un 10 tuyo”, marcó el presidente a la periodista que le consultó.

El empresario Franco Macri, de 86 años, había afirmado que califica el primer año de gestión de su hijo con "5 puntos" sobre 10, pero que incluye la salvedad de que "más no se podía hacer, porque no ha podido empezar construyendo, sino arreglando lo hecho por gobiernos terribles".

El mayor de los Macri también afirmó que su hijo "se da cuenta de que primero se tiene que dejar atrás un pasado desastroso" y que Mauricio no debe aspirar a la reelección, ya que "como padre le digo: cuatro años es suficiente. ¡Deber cumplido!".

A principios de diciembre, Mauricio Macri había calificado su gestión con un 8. "¿Cuánto vale haber evitado la quinta crisis terminal de los últimos 50 años? ¿Cuánto califica haber bajado las tensiones? Los periodistas se expresan con absoluta libertad, el mundo nos abrió las puertas y quiere que al país le vaya bien. Yo me pondría para esta etapa una buena nota. Yo pondría un ocho", aseguró el mandatario.

La relación de Mauricio y Franco Macri está en cuestión luego de un decreto del presidente, en el que otorgó una amnistía fiscal en favor de su padre y de familiares de funcionarios, algo que generó críticas en la oposición y motivó una investigación por "abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público".

Históricamente, padre e hijo sostuvieron una relación tensa, producto de que el ahora presidente no siguió el mandato paternal de liderar las empresas de Franco y se dedicó a su carrera, primero como presidente del popular club de fútbol Boca Juniors, luego como jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires y, finalmente, como presidente de la nación.