"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

Presidente de Panamá dice que investigación por chuzadas busca empañar su imagen

Según la Fiscalía de Panamá al menos a 150 personas, entre opositores, empresarios y aliados del ahora expresidente panameño fueron espiadas ilegalmente.

Archivo EFE

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, negó este jueves que su Gobierno realice escuchas ilegales, como denunció un abogado, y dijo que esa versión busca "desviar la atención" y "empañar la imagen" de su Administración.

"Eso es totalmente falso, en nuestro Gobierno todo está judicializado y no hay ninguna interceptación telefónica que no sea autorizada por la Corte Suprema de Justicia", afirmó el mandatario panameño a periodistas.

El abogado Roniel Ortiz, uno de los defensores del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), acusó a Varela de ordenar escuchas telefónicas ilegales y dijo a Efe que presentará en los próximos días una demanda contra el jefe del Estado ante el Poder Legislativo.

Ortiz y el abogado Sofanor Espinosa, también defensor legal de Martinelli, presentaron el martes pasado una "denuncia criminal" por escuchas ilegales contra el ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán, y el secretario del Consejo de Seguridad, Rolando López.

Martinelli tiene abiertas tres causas penales en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), una de ellas por su supuesta vinculación con escuchas ilegales durante su administración.

Por las escuchas ilegales durante la era Martinelli están detenidos dos exjefes del Consejo de Seguridad panameño, Gustavo Pérez y Alejandro Garúz, este último consuegro del expresidente.

Varela dijo este jueves que las versiones en su contra son "una estrategia" ante el "avance inminente de los casos judiciales y ante las pruebas contundentes que se están viendo de la responsabilidad que hay específicamente en el tema de los pinchazos" o escuchas ilegales durante el Gobierno anterior.

"Yo que fui una de las personas afectadas" por las escuchas ilegales, "Panamá y el mundo están claros de quiénes se dedicaban a eso, así que yo siento que se está tratando de desviar la atención de la realidad, de lo que se hizo, de lo que pasó en este país", añadió.

Según la Fiscalía de Panamá al menos a 150 personas, entre opositores, empresarios y aliados del ahora expresidente panameño fueron espiados durante el Gobierno pasado, y varias decenas de ellos se han presentado ante las autoridades para testificar.

Martinelli, actualmente diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), abandonó Panamá el pasado 28 de enero pasado, horas antes de que el Supremo abriese la primera de las tres diligencias para determinar si se le puede procesar o no.

El expresidente asegura ser víctima de una "persecución política" comandada por Varela, quien fue su aliado electoral y vicepresidente, aunque se distanciaron irremediablemente a mediados de 2011, en medio de un cruce de acusaciones.